Búsquense su voz, no usen la mía

Protected by Copyscape Online Plagiarism Test

Presentación del hombre

Me matará el ir de frente y decidido
y esta inútil fuerza de macho convencido. (De madrugada - Patxi Andión)
Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Parafraseando a Serrat

Parafraseando a Serrat :

"La verdad no es prepotente. Lo que no tiene es remedio".

sábado

De Sui Generis a Onda Vaga - Misma mierda, mismo olor









                                                             Los ‘60


¿Qué te enseñan las guerras? 

Las guerras te enseñan lo que vale. Aquello que vale de verdad. Y si venís de perder todas las guerras, sabés quién cree y quién no cree en lo que dice (o en este caso particular, en lo que canta).

Yo conozco el fenómeno porque en mis malos tiempos fui famoso (discretamente famoso, digamos, para no caer en especulaciones). Luego, no quise serlo más porque tenía demasiado que decir y los famosos suelen decir lo que les conviene -para no perder la condición- en vez de decir lo que piensan (o sienten).

A veces, esos que se erigen en la representación de la masa, solo son eso. Van a lo que les conviene y sobre el escenario no son otra cosa que lo que les conviene.

Después de todo, para eso son los escenarios, para montar escenas.

La vida, en realidad, es una escena.

Quizás he ido a demasiados recitales de rock. A demasiados. En épocas confusas, donde pensar distinto era impensable. 

Ya ni la juventud que grita es un baluarte. 

Nosotros sabíamos por qué gritábamos y así nos fue. Así nos fue. Ya fuéramos justos o fuéramos pecadores. Igual, así nos fue a todos por igual.

La escena, el escenario, el pogo, son los mismos. Quizás hasta los jóvenes son tan los mismos como éramos nosotros, los crédulos de entonces. Creíamos en las letras que escuchábamos y luchábamos por llevarlas a cabo.

Los que las cantaban nos mintieron, porque si esas eran de verdad sus letras, deberían estar muertos, como todos los que creímos en lo que sus letras predicaban para identificarnos.

Ellos no murieron y nosotros si. Algo está mal en eso. Ellos se hicieron ricos vendiéndonos álbumes de sueños a todos los que morimos creyéndoles. Y no haré nombres hoy.

Es el insensato poder de la palabra unido al poder de la música y a la expectativa de una juventud que se repite con la expectativa de rebelión que tiene toda juventud.

Después de tantos y tan estúpidos años de perseguir consignas que no existen y que, sin embargo, alimentan el burdo idealismo que es sine qua non la máxIma virtud de la juventud, he aprendido que la venta de humo es redituable y que nadie gritará por un micrófono, desde lo profundo de su convicción que hay dos cosas que no se negocian: la dignidad y la libertad de pensamiento.

Pueden gritarlo porque convenga monetariamente al momento en curso, pero el grito del que cree, es otro grito. Es un grito único y espontáneo, como es la juventud.

"Cuanto dolor se agrupa en mi costado"…mientras el mundo se va por el desagüe.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...