Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Noción poética


Yo no creo en un arte monumental de meras representaciones cerebrales.
Yo sólo creo en el arte que se identifica con la cosa y se confunde con la esencia misma de la cosa. Arte que sea lo menos arte posible, es decir, donde la amplitud de la realización esté subordinada al golpe de la sangre y del instinto que es siempre un golpe certero, porque lleva detrás toda la experiencia de la especie.

La palabra a(r)mada -3ª


A falta de otra salida, creo que me he propuesto, una y otra vez, poner de relieve por medio de las palabras - sin concederle a ninguna de ellas el privilegio especial - ese silencio que amenaza a todos discurso, desde adentro

No soy hombre de fe; los mitos me abruman; desconfío hasta de mi propia ideología en el punto en que ella tiende, como cualquiera otra, a profesarse como una religión o a segregar una mitología.

De todo ello habla como puede lo que escribo.

(La musiquilla de las pobres esferas - Enrique Lihn)

Oscarsito Las Pastillas Del Abuelo

La palabra a(r)mada- 2ª entrega


Contar el cuento.

Contar el cuento. No sé si es tan bueno vivir para contarlo, piensa, porque hay cosas que no son contables, están, quedan ahí, uno las hace cuento, las cuenta, por eso mismo de vivir para contar tanto incontable, el cuento, en el margen del cuento, lo que no va a publicar el editor y ya llegó la segunda prueba de galera, lo que no va a publicar nunca el editor, el otro cuento, el verdadero cuento, lo que pasa en los márgenes de lo que todos leen o no leerá nadie, lo que está prohibido escribir por prohibido, porque no existe, porque nadie va a avalar la otra parte de la historia vacía de la historia y que no es importante, porque es una historia hecha de anónimos indiferenciables en situaciones tan indiferenciables como ellos, una bala más, una bala menos, y todo pasa a ser una estadística inhabitable pero en un territorio que no existe, porque nadie vuelve de la muerte a decirte “me mataste”. Se quedan de ese lado. Se quedan. Es uno siempre el que se acuerda de ellos pero no los escribe más que algunas veces, en el margen, cuando corrige su prueba de galera y va tachando secuencias mal escritas y corrigiendo errores insolentes que le alteran el texto de los premios.

De: Sin puerta en la muralla - ed 2010

Filosofía y crítica.

Alegoritmos - Gavrí Akhenazi


Uno entra a esta novela como entra un enemigo a territorio desconocido, con los sentidos en alerta y dispuesto a recibir el ataque. Desprovisto de adornos, el paisaje es hostil, casi inasible en lo descriptivo pero intensamente denso en las emociones que transmite, porque las secuencias las vive - mientras las dice en un lacónico diálogo - un protagonista oculto en sí mismo, protegido en una identidad que sin nombre propio va emanando todo cuanto le va sucediendo, pero como si no fuese parte de eso que le está pasando, como si la pasionalidad de los hechos sean competencia del lector.

La historia se da en algún lugar impreciso, pero real; y así es el planteo del relato, que transcurre en una geografía particular imposible de fijar, o, mejor dicho, innecesaria de precisar, pero que se entiende cierta desde el plano de la realidad en cada una de las situaciones. Las simbologías que parecieran ser tales, son más cercanas de lo habitual: cabezas, ojos y corazones cercenados, bombardeos y líneas demarcando límites, significan y simbolizan, parecen y realmente son; y es por esto que una “presencia” o un “ángel” devienen en protagonistas reales que sostienen los sucesos hasta el estremecimiento si reparos.

Pero, más allá de la trama, hay algo que la apuntala la novela, y este algo es el enorme conocimiento que tiene el protagonista sobre sí mismo y sobre las circunstancias. Digo “sobre” y no “de”, para remarcar el factor experiencia que viene tácito en el relato, pero que no puede obviarse. Una experiencia vital que hace responda con aparente frialdad ante la atrocidad circunstancial, que hace lata prevenidamente todo el tiempo, como si no le cupiera ningún resto de asombro ante el desastre y, que sin embargo, hace que todavía guarde en lo íntimo, la emoción que genera la inocencia.

Con este autoconocimiento, comprende que vivir al límite es casi un no vivir, que en algún momento todo pudiera ser tanto que desearía desprenderse del propio cuerpo; mas, al no darse esto, y darse en cambio la persistencia de la vida, surgen las dos variables que cierran los cimientos del libro, la de la camaradería, y la del amor, pero, con un dramatismo fuera de norma. El círculo se hace tan breve y los sentimientos tan fuertes, que con el camarada vuelto “ángel” no precisa hablarse, ni dialogar con la “presencia”, porque el amor es una urgencia que vence al tiempo.

Recorrer las páginas de Alegoritmos es recorrer ciertos abismos que pareciera sólo el hombre puede generar, encrucijadas que sólo ciertos sujetos elegidos por la vida están llamados a transitar, pero también es vivenciar de manos expertas el poderío de la fe, la razón hecha carne en cuanto se vuelve convicción y deviene en manera de actuar. Novela noble, narrada visceral y poéticamente, Alegoritmos es una belleza literaria desde cualquiera de los ángulos que quiera y pueda mirarse, donde escritor y protagonista, fundidos y velados, se descubren en su sencilla grandeza, porque es cierto, “Todos los monstruos somos en el fondo románticos”.

Ficha del libro:
-----------------------------
Título: Alegoritmos
Autor: Gavrí Akhenazi
Editorial: EDICIONES JUGLARÍA.
ISBN: 978-987-1166-46-6
Nro. Páginas: 94

Silvio Manuel Rodríguez Carrillo - Paraguay

La palabra a(r)mada




¿Por qué uno se hace un blog?

Me lo estuve preguntando un buen rato el día que decidí probar con éste.

Al principio tenía un objetivo que si bien no era un gran objetivo, tenía algunas diferencias con los objetivos de otros escritores que se arman blogs. No era exactamente para publicar "obra" y hacerme de muchos seguidores que me digan piropos a cerca de textos que no leen, porque en "obra" ya tengo suficientes libros publicados.

Internet es una extraña tentación que excede los ribetes del papel.

¿Por qué un blog teniendo un foro? www.ultraversal.com donde bajo el lema "calidad sobre cantidad " el nivel de los escritores que participan está muy por encima de la media que se lee habitualmente en la mayoría de los sitios.

También me he dado cuenta que el prototipo de escritor de internet es muy pomposo e inconsciente muchas veces de su falta de talento para la literatura.

Hacer literatura no es "solamente" exponer emociones en un papel como nos salen del teclado. La Literatura es un arte. Y hacer literatura te convierte en un artista que debe asumir la creatividad como el germen de su autoexigencia.

Pero en internet no pasa eso.

En internet cualquiera se pone a escribir tres idioteces y llegan cien a alabarlo y llamarle "poeta" (porque la mayoría se dedica a la poesía). Eso no sería nada. Lo realmente terrible es que el sujeto se lo crea a pies juntillas y ande desparramando por todo el mundo virtual mamotretos de engendros ilegibles con los que llegamos a chocarnos una y otra vez, en cuanto portal, portalito, ventana, ventanita y agujero literario le brinde un espacio.

Así, uno termina hastiado de leer siempre la misma mediocre fanfarria, escrita por la misma persona y alabada hasta la saturación, también por las mismas personas.

Estuve visitando, por ejemplo, Palabras Diversas, revista literaria de la que no consigo entender el criterio de sus editores en cuanto a la selección de las obras que publican, porque salvando honrosas excepciones, el material podría encontrar un sitio mucho más digno dentro de la Papelera de Reciclaje que expuesto impúdicamente en su deformidad literaria a los ojos del mundo.

Si los escritores encargados de las publicaciones on-line, no defienden el arte que practican, buscando la excelencia y rechazando material que no tiene un mínimo soporte de calidad literaria y además regalan membresía a mansalva sin un mínimo espíritu de respeto por la disciplina,en poco tiempo habrá que considerar a la literatura un arte menor, destinada a empobrecer la mente de los hombres y no a aportarle cauces de pensamiento creativo que los hagan crecer y expandir sus límites.

Ahora cualquiera es escritor y no solamente se supone a sí mismo escritor, sino que lo publicita de una manera escalofriante.

He llegado a leer por ahí textos en los que sus autor@s dicen de sí mismos que están a la vanguardia de la literatura virtual, cuando hasta hace poco tiempo, no sabían siquiera escribir potablemente.
Pero allí están, en cuarenta espacios virtuales, exhibiéndose a punto de reclamar el Premio Cervantes a la Excelencia,totalmente persuadidos de que el no otorgárselos sería una injusticia.

Ay Amos...a muchos les haría falta tu palabra para llegar a dimensionarse en su centímetro.

La fauna literaria de internet, para mí que vengo de la otra fauna literaria, es un fenómeno asombroso.

continuara...

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos de buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición

and...me

and...me
Porque todos los cuervos alguna vez fuimos solamente pichones y durante cuarenta días volamos debajo del diluvio yendo y viniendo de la tormenta al Arca, los laureles siempre se los llevan las palomas.