Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

La palabra a(r)mada - 5ª

Hay algunas personas que piensan que la poesía debe ser necesariamente un elogio de la belleza y que para su constitución, el autor debe apartarse de todo lo que no sea una exaltación lírica como finalidad en sí misma. O sea, la finalidad de la poesía, sería solamente un alarde de lo funcionalmente bello y una filosofía de la recreación, sin otra aspiración que producir un estímulo estético en el lector o sea un placer en cierto modo efímero, como las cosas bellas que solamente son bellas sin algún otro encuadre.

La poesía, centrada en esa finalidad pura y exclusiva, me parece una pérdida del tiempo mío y ajeno.

Creo que el autor en cualquier género literario tiene que participar del grupo de los testigos y dar testimonio de su época contándola como su época es, ya sea porque la retrate objetiva o subjetivamente hablando de ella o de sí.

Yo no creo en el disfraz de los mensajes ni en la sonrisa o la mueca detrás del abanico. Inclusive dentro de lo ficcional, creo en los testimonios accesibles.

Dije Buko por la demonización que ciertos artístas de los cisnes hacen de él, como podrían hacerlo también de los cercanos al malditismo francés, aunque todas esas cosas son rótulos y nada más.

No creo en las fábricas de belleza.
No creo en los discursos sin cimiento o con anclas en el aire.
No creo en decir las cosas haciendo un culto de su ocultismo.
O sea, no creo en no decir ni en la escondida de un autor tras un manto de niebla que no defina jamás su intención poética.
No creo en un autor que no sabe - aunque sea una vez - contarse con la sangre para hacerse creíble.

Solamente me gusta la poesía en la que puedo creer.

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos de buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición

and...me

and...me
Porque todos los cuervos alguna vez fuimos solamente pichones y durante cuarenta días volamos debajo del diluvio yendo y viniendo de la tormenta al Arca, los laureles siempre se los llevan las palomas.