La palabra a(r)mada-7°


Cuestiones modernistas.

Resulta que a veces uno lee vocabularios que aún hoy le resultan extravagantes. Los lee en esos compañeros que se acercan con su afán escritor y si uno les dice. "loco, eso se quedó en el modernismo" se ofenden como si les dijeras que sus madres desempeñaron el oficio más antiguo del mundo.
Yo, como soy hijo de una de esas madres que hicieron de ese oficio un culto, cito aquí lo que muchas veces me obligo a leer aunque no a digerir.
De hecho, la escritura cumple un papel emuntorio a la par del mejor de los estómagos.

Consideremos al día de hoy, en este hoy del hoy del siglo que transcurre, las siguientes apuestas lírico/metafóricas:

a) Palabras procedentes de la afición a la zoología:
cisnes - pavos reales - mariposas - tórtolas - cóndores - gaviotas - crisálidas - vencejos - leones.

b) Palabras procedentes de la afición por la botánica, heráldica o mitología:
lirios – lotos – anémonas – nenúfares (esta la uso a veces) – acantos – laurel – mirtos – olivos – almendros – pámpanos – adelfas – jacintos.

c) Palabras procedentes de la afición a la mineralogía y la arquitectura:
oro - -columnatas – capiteles – rubíes – zafiros – pórfido – mármol – esmeriles – bromuro – talco – opalina – esmeralda.

d) Afición por los neologismos latinos y griegos:
liróforo – girósforo ¿? – aristo – áptero – apolónida – cristelefantino – faunalias – homérica – ixiónida – lilial – nictálope (no te enojés neri, es un ejemplo).

e)Palabras procedentes de la afición por la física, la química, la astronomía y la geografía:
hidroclórico - hiperbórea - aerostación - hipermetría - febrífugo - hidrostático - cosmogonía ( yo sé que te gustaba Puma, perdoname)- baremos - isobárico - sulfatados.

f)Palabras que remiten a una excesiva afición nobiliaria:
pajes - reinas - heráldica - blasón - clavicordios - lises - príncipes/esas - reverencias - hinojos.

g) Afición por los adjetivos de color:
dorado - rubí - níveo - esmeralda - violeta - azur ( y una lista infinita que excede a mi tiempo de examinación).

Esbozo nomás de una idea mayor. Para no aburrirme. Para no dormirme.
En el modernismo siempre sobra, nunca falta.

Yo no soy decididamente un modernista, pero como escritor, que sí soy, sé que toda palabra en su justo momento es un hecho expresivo sin parangón.
El asunto es cuando se la emplea en el mismo momento literario en el que la usa y la usó todo el que no le asigna un plus a su valor. Ej de docente : labios de rubí. (Ay, vomito)
Las palabras tienen entidad y bien usadas, fuera del contexto al que todos las sujetan, resultan puntos flexivos en el hecho literario, que pueden ser recordados como antológicos.
El quid de la cuestión es resemantizar lo manoseado y darle entidad nueva a lo manido.
Las palabras tienen una especie de valor matemático. Son algo más que dos más dos.
Publicar un comentario en la entrada

Chocolate bombón