אני אומר

Soy absoluta e inmodestamente libre. El que piense lo contrario va de culo (diría el amor ese al que no accedo y que igual lleva nombre de mujer).

Me cago en las estólidas pancartas.

Yo soy de los que toman Parlamentos y no gritan en la puerta de los próceres. Soy de los que se vuelven próceres de sangre, que la Historia negará hasta que no tenga más remedio que aceptarlos.

Seguro que por pintar tan mal soy escritor, aunque la cámara de fotos es mi fuerte secreto, mi Fortín Quieto de la pampa del hombre, y mejor si además, le uno la palabra. Decía mi ex mujer (la bebece) que una crónica mía era imbatible. Al final, ella se gano el Pulitzer de pura testaferro.

Como temo y me temen, sigo vivo. Las cuestiones así de equilibradas, hacen al mundo libre. Si los hombres se dieran cuenta de su poder extremo, la vida sería justa.

En algún lado escribí que soy un rey que posee dos gatos y busca una princesa entre las letras.

Chocolate bombón