La palabra a(r)mada 11ª

Será de noche allí. Será el otoño.
Ya-ce un otoño aquí como en mí mismo.

Ya este tigre doméstico
este huracán de espinas
esta sobrevivencia post Kabul
es un gesto que arde.

Y
en un esputo de Dios, arde este remo de águila
y vocifero cadenas como un simio king Kong
- o donqui kong -
acróbata de un mundo
imperio establecido que cimbrea
en mitad de la atmósfera del pánico.
.

Ya no muero de mí. No valgo tanto
como eso de un te extraño todavía.

Yo existo en lo que se refiere a mi arrogancia.

Ya te dejé de odiar para no perder tiempo.
Ya te quedaste lejos de los patios
y ya me fui a Manchuria.

Ya te maté algún día de los muchos
en que vos me mataste con tus cuentos
en los que no supiste hablar de mí.

Ya te maté.
Matate.
Liberame.
1 comentario

Chocolate bombón