Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Diario somalí




Sindrome post traumático.



- Hola, tío...¿Cómo estás? ¿Quieres hablar?

Un viento suave mueve los recortes de la carpa y el afuera se transforma en un juego, un palpitante hilo de candiles que humea formas.

Tengo ambas manos cubriéndome la cara.

- Yo no sé hablar.- respondo, a esa sanitaria solicitud de médico que ella me expresa, desde la puerta por la que entra el aire hecho de carne descompuesta y fresco.

Me muestra una botella de agua marca ONU y sonríe.

- Anda...échale un trago, tío...que parece tu primera vez. Deja de maltratarte, que eres guapo y te pones muy feo. Hiciste lo correcto ¿a qué más vueltas? ¿O me querías ver muertita, di? Vamos, hombre...que de ser por tus colegas, ahí me quedaba yo sin irme al cielo, que si debo follar, pues ha de ser con alguien que me ponga y no con una horda completa de chimpancés con rifles.

Consigue que me ría.

Es el tono español, el desenfado, la botella de agua que parece rellena con luciérnagas y que ella mueve con gracia por el aire. Brilla el agua como un tesoro húmedo, encendido a la pequeña luz de los faroles que apenas nos alumbran.

- No había otra salida, tío...anda. No puedes hacerte cargo de lo loco del mundo. Has puesto dos cojones y lo has resuelto..que de no ser así, pues mira, nadie contaría el cuento aquí y ahora. Y para más males, nadie nos enterraría, tampoco. Anda que...buen panorama ese de quedarse allí, todo comido por los pajarracos ¡ea!

- Para mí es muy duro matar pendejos, Doc. Siempre.

- Anda...que ya lo sé...pero mira, no vengo aquí por ti, que al cabo eres tan seco que das repeluz ...Vengo por mí ¿sabes?.. Porque yo tengo miedo. Tengo mucho miedo. Tengo malos presagios aquí adentro.

Angélica Miralles señala un espacio en su camisa, entre los pechos y yo le hago un espacio en el catre y en mi cuerpo, al que ella se acomoda con la misma silenciosa exigencia de los húerfanos asediados por la oscuridad.


(julio-septiembre, 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición