Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Diario somalí

Haciendo África

Ahora llora.

Ahora se está dando su tiempo de llorar, mientras yo limpio el arma y el japo intenta conseguir un poco del potaje pestilente, para hacer callar a los hermanos, que lloran como Angélica.

Ahora llora mientras yo puteo y hasta un poco la odio.

- Te dije que no fueras.- digo al fin y ella levanta sus ojos de princesa egipcia. Ojos de Horus perfectos, largos, álgidos, avellanados ojos que miran esta mezcla de odio e impotencia que siento en lo que son mis ojos que la miran y repito – Te dije que no fueras, te lo dije, carajo, te lo dije.

El Canguro pregunta que hacemos con la muerta. Los hermanos no comen. Lloran más fuerte, más tupido, más tenso.

Nadie quiere volver a abandonar este círculo extraño que trazamos con dos postes en cruz cada diez metros y un solo hilo de púa que nos proveyó Libia, cuando aún era Libia y mantenía, con su presupuesto, a todos los indigentes que hoy mueren en Somalia, porque ya no hay más Libia para alimentarlos y no habrá.

La muerta sigue ahí, en esa especie de camilla en que intentaron los médicos salvarla o por lo menos, salvar su hijo naciendo.



Salir de este poco de espacio hecho de armas se vuelve una proeza.

Angélica, signada por su nombre, se pensó héroe, pero era sólo un médico.

Matitihau le dijo: Yo no iría. De ser tú, yo no iría.

Y ella le dijo: Pues ve tú, hombre ¿qué acaso no eres médico?

De ser yo, tampoco iría, le respondió él y ella, con alguna cosa de feminista heroica, dijo que ella sí.



- ¿Vienes conmigo?

Su dedo apuntó a mi vocación de héroe.

El japo arrugó toda la cara y se alejó de allí.

Matitiahu siguió explorando cuerpos que arreglar, en un hospital lleno de agonía.

Nadie quiso salir.

Ahmed Mbede no tuvo más remedio, por ser el único chofer con que contábamos.

Se armó hasta con cuchillos y me miró igual que los corderos.



Un esqueleto de mujer paría bajo un árbol.

Y bajo el árbol, era lo mismo que aquellas carnadas que se ponen para cazar al lobo. Pero nosotros no éramos el lobo. El lobo estaba afuera del nosotros y en una jauría hiperquinética, buscando carne blanca, fresca y sana, con la que procrear lobitos fuertes.



Ahmed sigue rezando haber matado. Hace como dos horas y aún reza.

Yo ya no rezo más. O mato o muero y además, en este caso o mato o mueren.

Así que solamente cargo el arma y gatillo. En esto se ha convertido la proeza. En una desesperada lucha por sobrevivir el día de hoy.

La que paría bajo el árbol se murió en la cesárea. El feto estaba muerto y atrancado.

A Angélica la manosearon un montón de monos de entre 12 y 18 años que querían morder su carne blanca.

Ahmed estrenó armas distintas a las ruedas de su camión de suministros que avanza contra todo como una bestia ciega, tratando de llegar a donde hay hombres que salven otros hombres.

Yo hice lo que tenía que hacer.
Yo soy soldado.

Los hijos de la muerta, aún lloran. El japo no les consiguió nada que comer.

(de julio a septiembre, 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe