Des-dicho de amatoria

quiero oírte gemir


se me ha perdido en la selva tu grito de batalla

tu pubis borrascoso

tus muslos aluviales con cadenas

que opriman mi espesura


tengo sed de todos tus sabores

del olor de su clítoris perfecto

y escondido

en lo marrón profano de tu esencia


eras mía en el ayer distante

serás mía mañana

sobre el vértigo de tu cintura suave

y en el suave descanso de mi lengua

cuando te pertenece por las noches


nada se te compara en la indecencia


flota tu luz encima de mi herida

y es un tajo tu sexo

que me sangra de sol aquí en la boca


desde el orgasmo tu silencio me excita

en la mirada

tus ojos son mis ojos en la lengua

y tu cadera

da la curva al mundo


pequeña mujer mía de las guerras ignotas

¿por cuántos pretendientes ha paseado tu aroma

de frutillas y lanzas?


blanco de mi eterna arquitectura

perfecta y natural como el amor

exégeta

en lo imposible de las lunas largas

y en lo posible de todos los idiomas


fecundada y vital

penetrada y altiva de embarazos

¿cuántos hijos tuvimos hasta ahora

hechos de malas noches

de amargura

de mareas y pájaros y espantos?


pequeña mujer mía de las piernas perfectas

y el gesto desafiante

gordita mía de los ojos verdes y la intimidad larga


¿cuántas noches de miedo fue tu hembría

la que jaló de mí y me volvió humano?


al fin y al cabo cargamos nuestra historia

en este amarnos a pleno cementerio



Publicar un comentario

Chocolate bombón