Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Según otros, yo

Vos sos esa canción que siempre vuelve (Abierto por derribo)

Volver, palabra aurora. Es mentira que siempre se vuelva al primer amor, ni al segundo, ni al tercero, las convulsiones se renuevan como los estíos de más ebriedad, perros fieles y trémulos; se vuelve a los amores sin olvido –tan pocos- porque hay amores transeúntes que ni siquiera alcanzaron la estirpe de los vagabundos.
La mujer del poema: es una mujer al borde de la historia literaria y está, además, para siempre en la intrahistoria personal de un buen puñado de locos de buena conducta y mejor conciencia que habitan Ultra como su segunda residencia o el hogar que dejaron de tener. Estoy hablando de ella, la abeja reina que nunca duerme y no conoce la abolición de la fatiga o los abandonos. La mujer que devino ya en personaje para ganar siempre en el juego de los espejos, porque no perdió su cuerpo y su nombre en las ráfagas que van y vienen, como las ganas de vivir.
Hoy un hombre esbelto escribe de su patria y de esta mujer con la naturalidad de los naranjos que ve desde la trinchera, como quien cuenta una historia en la tregua de vivir contracorriente o enmarañado en un sueño, y nos entrega una página de su diario de campaña. Ni la patria ni la mujer son umbrías, no anulan el seductor desequilibrio del viaje hacia adelante que es la vida de todos. El poeta es un mensajero y aprovecha su tiempo de soledad y coraje para rellenar el formulario personal de su itinerario más íntimo. Es otro paso en el laberinto de encontrare a sí mismo, pero es también un poema transparente como el día, de tráfico público donde saltan las imágenes imborrables que penden de un encuentro.
Todas las sílabas conducen a esta casa rosaliana, siempre encendida para aminorar los desencantos y encender el oficio de amarse tan raramente unos a otros, con la pulsión de la morfina exorcista y la paz horizontal de los versos. El hombre y la mujer del poema tienen tapiado el rostro a cambio de entregar su corazón a las tormentas sin miedo a esta intemperie. Los dos llegaron a la hora en punto.
Qué bien sientan los misterios.

(A propósito de... - Valentín Martín - España)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición