Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Diario somalí



El Chapulín Colorado

Ya nadie quiere salir a cavar tumbas.

Estamos encerrados en la esfera, sin protección ni abrigo.

La esfera nos tiene donde nos quería: en el centro exacto del altar del sacrificio y es cuestión de un poco más de tiempo que lleguen los sacerdotes que ofician ritos lejos.

Por el momento, envían emisarios para tratar de negociar con los de la Amisom que quedaron encerrados con nosotros cuando ellos completaron el cerco.

Tratan de negociar con el ruandés y los dos kenyanos la entrega de los blancos.

El ruandés es muy joven. Tiene miedo. Es tan delgado que el fusil le inclina el cuerpo hacia delante.
Los kenyanos están resignados, impasibles.

Los tres hablan muy poco y se mantienen lejos del mundo somalí, como si estuvieran de paso en este infierno mínimo al que no acudieron por vocación como los médicos ni por estupidez como nosotros.

Si se quitaran las insignias de Amisom, se confundirían fácilmente con los mismos que están obligados a combatir y que ahora intentan negociar con ellos que les entreguen “a todos los blancos”.

En este campamento quedan todavía tres médicos (originalmente eran siete), dos periodistas que no están por gusto sino porque llegaron arrastrándose a través de la sabana cuando atacaron el vehículo donde viajaban con otros dos que no llegaron jamás hasta nosotros, dos cooperantes humanitarios de una ONG turca que perdieron al resto de sus compañeros intentando montar en esta zona un espacio precario que les de a los muertos un día más de humano, cuatro voluntarios judíos y un chofer guía, Ahmed Mbede.

Estamos encerrados con una cantidad de refugiados a medio morir que esperan en silencio, como estatuas de tierra seca y negra, que les acontezca lo mismo que a nosotros.

Y sin embargo, mientras trabajamos entre todos sus cuerpos y prometemos derivarlos a campamentos donde puedan comer y hasta quizás sobrevivir, sabemos que somos lo único que tienen.

- Aquí sólo nos tenemos los unos a los otros. La paz debe ser algo así. – le digo a Akar, que ha terminado sus plegarias y ahora carga la pala de los enterramientos.

- Belki...- contesta, en turco. Y sonríe, mientras me palmea la espalda para que iniciemos juntos la tarea diaria de tapar cadáveres.



( de julio a septiembre, 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe