Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Los pancartistas


Ella habló con los débiles.
Ellos, seguramente, se quejaron encima de su hombro y alabaron su pecho, sus dotes y sus logros, su finura esencial de dama antigua - arquetipo de muchas tolerancias y de muchas ficciones - su delicado carisma hecho de toda suavidad y todo encanto, su gesto equitativo de respuestas dulzonas como es el ejercicio de la piedad, su práctica habilidad para el dinamismo de la correspondencia entre gentiles.
Ellos se quejaron, alelados y transidos de espanto y por qué no de ese odio pequeñito que soportan los débiles hacia aquellos que no son iguales a su inútil estima de sí mismos; esa estima que los hace inferir que su debilidad es única en el mundo y todos deben rendirle pleitesía a esos tiranos dioses de miseria en que se convierten, pregonando sus cuitas aluviales mientras claman - aunque no lo digan - por la condescendencia de todos los demás.
Y yo tan malo, tan cruel como pocos crueles de los buenos se han visto tras el vidrio del cumplido literario, intolerante grave para con los que se disfrazan de pobres miserables athropomorfos y no han percibido siquiera la cara más obscena de la muerte que ha bailado conmigo, hurtándose mis ojos para siempre.
Termino en mi verdad, brusca y terrible, siendo un ser repulsivo para las sonrisas en que la condescendencia se abstiene de mirar las verdaderas formas del horror.
En ese mundo de pequeñas élites, yo soy el horror, la bestia, el despreciable.
Pero yo he visto Bosnia, he visto Georgia, he visto Ruanda, Congo, Palestina, la selva del Perú, Irak, Colombia, Afganistán y toda Centroamérica. He visto Haití. Y he vuelto de Sudán y de Somalia.
Si alguien se anima a hacer ese periplo, consentiré en que le diga a ella ¿te hablás con ese tipo? Es una mierda que me dijo tal y tal cosa, no me tuvo conmiseración y no le dí ni una gota de lástima cuando le conté de mis enfermedades y de mi depresión ¿Te das cuenta? No me tuvo consideración, no le di pena. Es un hijo de puta. No me explico como hablás con ese hijo de puta.
Para toda crueldad existe un mundo del que cerrar la puerta y mantenerse a salvo.
Mejor quedarse lejos del demonio y sumamente próxima a las buenas personas que hablan en el idioma de lo fácil de oír.
Ella arrugó mi dirección y la echó al cesto de todos los errores narrativos.


Imagen: art by Zdzislaw Beksinski

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe