Patera hundida



La tristeza que escribe en tu talento
de algún lado salió, no está baldía
como no está vacante la porfía
con que le das al mundo linimento.

Yo que me miento tanto y que te invento
el hacedor de toda bonhomía,
siento que se me pierde la alegría
entre tanto paisaje fraudulento.

Sabés lo que querés. Lo vas buscando
tentador de las musas y las preces.
A tiro hecho, segador de mieses,
abonás el terreno de los dioses
mientras sobre las tierra, los feroces
quedamos aturdidos, sollozando.

Quiero habitar un mundo en que el profeta
no se robe del diezmo la cometa*.












* Prebenda en mi país.
Publicar un comentario

Chocolate bombón