Ut supra


Comics



Estábamos así, sudados y hediondos y jóvenes aún, echados sobre el “pasto bermuda” que él había conseguido implantar en el jardín que también había conseguido fundar sobre lo árido.

Habíamos corrido 14 km sin parar, por eso de demostrarle el uno al otro el poder que posee, la fuerza que posee, y que si quisiera y sólo si quisiera, puede ser el que domine de ambos.

El amor es perverso en algunas cuestiones y tiene muchos rasgos de psicópata.

Estábamos así. Dos cuerpos vigorosos, llenos de sangre fuerte, respirando ese espacio de grama y cielo de bruñido cegador, por donde parecían siempre a punto de caer del vuelo, veloces pájaros del color del barro.

No hablábamos y sólo nos olíamos.

El calor que emanaban las pieles asoleadas nos aproximaba como una espesa crema condenada a enmascarar las formas que lentamente cubre. Nos transformaban ese calor y esa pestilencia sudorosa, en una sola pasta inmóvil, allí, que se rozaba sin rozarse, que se vivía sin vivirse, que se amaba.

Él ladeó la cabeza y me observó negándome a mirarlo.

- Pensé que ibas a aflojar.- me dijo – Ya cumpliste cuarenta.

Yo no lo miré. Le dije: No. Por toda palabra le dije que no.

- ¿Vos pensaste que iba a aflojar yo?

- No.

- ¿Por qué? Ayer me cuestionabas el buen vivir.

- No. No te cuestionaba eso, Pichón. Me entendiste mal.

- ¿Y qué me cuestionabas? – quiso saber él.

- No te cuestionaba...En todo caso son cuestiones que me planteo yo, cuando te miro.
- Sí, pero en un momento me llamaste Bruno Díaz.

- Sí...¿Sabés quién es Bruno Díaz, no?

- Batman.

- Sí, Batman...Yo me pregunto si tener tanta, pero tanta plata, como tenés ahora...no te transformó en un Bruno Díaz...

- No te entiendo.

- Un tipo podrido en plata, que aburrido de tener éxito en los negocios, no encuentra mejor pasatiempo para sacudirse la modorra que jugar al superhéroe. Eso es lo que vos estás haciendo...Te salís a partir la cara por cuatro pobres, arriesgando la vida...al reverendo pedo.

- Es lo que me enseñaste vos.

- Pichón...yo no estoy podrido en plata ni hago negocios fabulosos ni pago por un toro una cantidad tan enorme de dólares, que si se la diera a esos pobres, los haría ricos.

- Lo tuyo es peor. Yo por lo menos conozco a la gente por la que me parto la cara. Vos vas a matar y a que te maten en lugares que ni siquiera tienen un nombre para que yo te pueda mandar una carta. Yo seré Batman, pero vos, seguro, sos Conan...por no decirte que te vas transformando, sin prisa pero sin pausa, en Boggie el Aceitoso.


(De: Psicoámbitos)





Publicar un comentario

Chocolate bombón