Focalizar la hartura

¡Los idiotas tienen cada frases!

Fue cuando me dijo: Quizás es un Mesías. Ese que iba a volver. Usted es un ejemplo. No puede ser Apóstol. Quizás es el Mesías.

Yo, por supuesto, lo miré como a un esquizofrénico que se escapó del último frenopático de todas las historias de Gall.

¿Qué le iba a decir?¿Mire que soy judío?

Tenía respuestas para todo y para todos, porque la fe funciona de esa forma. La fe en la fe funciona de esa forma.

Y yo no tuve que decirle nada, porque él prácticamente me lo dijo todo: Jesús era un judío ¿qué le asombra? Era judío. De verdad ¿qué me mira? Era judío.

Le dije ya lo sé y pensé ¿loco, no hay hielo que le enfríe a este cura los delirios?

Después recordé que hay “curas y curas” como me dijo el Juez que puso cara de “soy del Opus Dei y vos son nadie, pendejo infame”, cuando le expliqué “el tipo me tocaba, quería que yo se la mamara y se puso malo, entonces...”

Hay curas y curas, dijo él.

Yo me callé, por la extraña prudencia del judío y no te metas con la católica que mata.

Miré para otro lado y él insistió con el Dios de los Ejércitos y qué sé yo que mierda.

Sólo después lo dijo.

- Usted, coronel, judío o no judío, primordialmente es hombre. Y es más, coronel...le pese o no le pese...es un hombre bueno y es un Varón de Dios. Ocupe su lugar, que está vacío y en este mundo pequeñito, es necesario.

No le pude decir que soy ateo. Ni siquiera, cuánto me estremeció el daño que me hizo su palabra.

Literalmente, no supe que decir.

(De:Hojas de sombra)
Publicar un comentario en la entrada

Chocolate bombón