Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Marejada

Marejar


Era el mar el que le producía esas sensaciones.

Ese espacio infinito, ancho como debió ser el origen del mundo, vasto y desarraigado de todas las cosas, redondo como lo que es absolutamente perfecto en su lisura, estaba allí, extendido animal plácido al que nada le importa de otros seres. Estaba allí, con esa pacífica laxitud atemporal que otorga a lo superior la ignorancia de su superioridad.

Después de racionalizar las sensaciones, fue que giró los ojos para que la playa se pusiera tan larga y tan ancha como el mar que había estado analizando un rato antes.

Lisa e interminable, amena, demorada de un viento apenas marítimo, apenas terrestre, era imposible determinar si terminaba en algún punto desconocido del planeta. 

Era otro animal, dorado y poderoso, que también dormitaba a la espera de nada.

Pero él conocía muchos mares o – pensó después – lo que conocía realmente eran los diversos humores de ese solo animal que, allí y ahora, le lamía los pies despedazados, como un dócil perro acuático que llegaba desde muy lejos a reconciliarse con su dueño.

Se había descalzado como un niño que intenta aprehender los siglos por los pies, porque los siglos se aprenden y aprehenden por los pies, que son aquello del cuerpo que siempre está en contacto con la piel de la tierra.

En realidad, el pensamiento romántico no le causó gracia, porque su romanticismo no era la más representativa ni favorable de sus facetas, así que inmediatamente corrigió el tipo de pensamiento. Se había descalzado porque las botas le despedazaban, como siempre, algunas partes del empeine que nunca formaban callosidades protectoras, quizás, porque siempre estaban en carne viva y se les pegaban las medias. Al quitar éstas, arrancaban con ellas la costra macerada y la llaga regresaba a su lugar.

El animal de agua le acarició el dolor con sus múltiples lenguas y lo llevó a otra parte, suavemente.

Él había aprendido los horarios del sol por sus propias mareas interiores, así que estipuló que era poco menos de las seis de la mañana y que el día se presentaba dulce, si conseguían conservarlo así.

Terminó de quitarse el uniforme como si fuera caparazón ajena. 

Sanamente desnudo se apoderó del mar y se internó despacio en el oleaje, mientras le renacía en la frescura el instinto de pez, ávido y libre.


(Fragmento de la novela)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe