Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Estampas del Kivu - Eyma



Serán sus ojos de estatua de madera, ojos enormes, despedazados ojos que incendian su cara o sus labios reacios, pulposos y reacios a expresar otra cosa que la condición de labios de una herida ¿irreparable? No lo sabe. No sabe tampoco si puede afirmar eso de lo irreparable de las cosas después de tanto ejercitar la resiliencia.

Yo debería saberlo, piensa y vuelve los ojos a los ojos que pasan por la vida abrochándose a ella como hojas de un legajo suelto, la negrita no mira, piensa, no ve, observa el universo desde el lugar del no pertenecer, entonces, todo es esa rígida, autista indiferencia teñida de un sabor tan negro como la piel en la que habita y el silencio negro que envuelve lo negro que le toca en esa tarde en que lo único gordo del Congo son los buitres, piensa, los buitres, los gallinazos, como les dice Huarky cuando se aburre y hace puntería sobre las malas aves y va muda ahí dejando sus cadáveres atrás, lejos de esa ruta de tierra por la que el camión avanza a barquinazos, entre esos hombres que la miran sin codicia, la miran como si se hubieran robado un ídolo de ébano y lo estuvieran custodiando con religiosa reverencia, todos van mudos porque todos han dejado atrás cadáveres de niños soldado que harán desaparecer los gallinazos y los bichos que huyen hambreados del estruendo con que avanza la muerte por lo verde.

Uno se acostumbra, piensa y después piensa que igual le pasa algo adentro cuando acierta en el blanco y al llegar a recoger las armas halla un niño. Irreparable o no, halla un niño y traga muchas cosas con los ojos y con la garganta y se amuralla y dice “go” o “iâla, iâla” y arrea o no arrea a los demás, y por esa independencia que tienen los sentidos entre sí, alcanza a oler perfumes, tierra, lluvia, árboles maravillosos y oleadas a podredumbre de cadáveres ya esparcidos más lejos en algún punto del por allí entre las pajas altas al que sus ojos no acceden pero su olfato sí y luego, escucha pájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe