Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Mala maña


Llego a algunos lugares casi sin saber cómo.

Será cuando salto mis abismos y caigo en territorios extranjeros, como un bagayo atónito e indocumentado, que se despierta repentinamente mientras es transportado hacia el absurdo en un barquito.

A través de los vidrios veo destramarse la ciudad en largos hilos húmedos.

Llueve en otro lugar que no soy yo, afuera, en un invierno hecho de burocracias y teorías de la conspiración, al que me sumo todas las mañanas con la puntualidad insulsa del deber y del que no consigo irme jamás porque me gusta y me excita igual que una hembra con buen culo.

Una mujer azul duerme a mi lado.

Ojalá supiera de dónde la saqué o en qué momento del mapa coincidimos desastres y aquí estamos, con la piel al aire, como dos cosas húmedas que se acompañan a mirar llover.

No le veo la cara, porque me da la espalda y el cabello la cubre igual que un resplandor en tinta seca. Un resplandor de rubia platinada.

Tampoco sé su cara. Apenas reconozco la sensación a sexo en este serpiginoso sangrar de uñas filosas con que me roturó los pectorales.

Y tan estéril yo para las siembras, me miro en el espejo los rasguños rabiosos como si fueran condecoraciones para gatos.

Este sexo con náufragos de bar que buscan contendientes es un deporte de protocolo alterno, un ejercicio seductor por ruin y por tan fácilmente practicable. Algo sencillo de hacer para el errático  animal que escapa por las noches del cucharón de purga y se sumerge en una concha alcohólica, tratando de mamar de tetas más hambrientas, incluso, que su boca.

Me dejo estar, impune, como siempre, a medias satisfecho, y como siempre, escéptico, porque ya está en mi condición el desafortunado aburrimiento de haber vivido tanto sin ceguera y sin siquiera esquemas poéticos a los que aferrarme para salir ileso de mí mismo.

Solamente cuando pienso en matar no toco fondo.

(De: Del trabajo de a-gente y otras leyendas urbanas)

6 comentarios:

  1. Ay Argento,Y tan estéril yo para las siembras, me miro en el espejo los rasguños rabiosos como si fueran condecoraciones para gatos./,,,,,,,,,,,,,,duele tu desaliento te diré,abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y creo que cada vez es más grande el desaliento, Sarito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piedritas En La Ventana

      De vez en cuando la alegría
      tira piedritas contra mi ventana
      quiere avisarme que esta ahí esperando
      pero me siento calmo
      casi diría ecuánime
      voy a guardar la angustia en un escondite
      y luego a tenderme la cara al techo
      que es una posición gallarda y cómoda
      para filtrar noticias y creerlas
      quien sabe donde quedan mis próximas huellas
      ni cuando mi historia va a ser computada
      quien sabe que consejos voy a inventar aun
      y que atajo hallare para no seguirlos
      esta bien no jugare al desahucio
      no tatuare el recuerdo con olvidos
      mucho queda por decir y callar
      y también quedan uvas para llenar la boca
      esta bien me doy por persuadido
      que la alegría no tire mas piedras
      abriré la ventana.
      Mario Benedetti//

      Eliminar
  3. abra la ventana,si puede,lo dice don Mario,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero la tengo que encontrar, Sarito.

      Todâ

      Eliminar
    2. ya aparecerá amigo,ya aparecerá, demasiados tajos tiene

      Eliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe