Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Poder de adivinación


Todo en nosotros es una foto vieja.

Ella ama la fotografía. La ama más que a mí porque sabe, además, que yo sólo amo los papeles escritos.

Cuando estoy desnudo ella me toma fotos.

Yo escribo alguna cosa sobre el aire y me cubro los ojos con la mano que escribo.

Cuando ella quiere hablarme, busca citas en libros que yo nunca leí y fotografías en las que a veces estamos juntos y a veces no, pero los que están en esas fotografías siempre se nos parecen.

Somos, entonces, esas otras personas que hacen las mismas cosas que nosotros a veces.

Hacemos el amor de muchas y diferentes maneras.

Hacer el amor es como escribir libros: creativo.

O como sacar fotos.

O como escuchar música.

Nos inclinamos por las músicas que no escucha nadie. Gente que hace buena música y que nadie conoce y que también se nos parece en algo, como los que están en las fotos y que no somos nosotros.

Ella me mira cuando estoy desnudo.

Yo la miro, también.

Somos dos eruditos del silencio pese a tener tantas cosas que decirnos.

(De: Poiesis)

6 comentarios:

  1. me fascina tu escritura, porque no sé de qué modo agarras del silencio un vestigio de cuchillos de seda tejiendo como el vino, las palabras

    leí el valle de los avasallados y la oceanada de ducharmé, (esa frase la dejé a léolo porque era la que escribió en el libro y no la encontré en la obra, aunque tal vez se me escapó)
    Que alguien nombre a Berenice un día de lluvia y desestancia, me enciende la sangre.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El valle" para mí es un libro emblemático que poca gente conoce. Léolo tampoco es demasiado conocida y sin embargo debería ser una película de culto.

      Los buenos libros no entran en los circuitos comerciales, a veces por decisión del escritor. Eso de andar de un lado al otro haciendo rostro y que la editorial te lleve para acá y para allá como si fueras un muñequito novio de Barbie para lucrar a tu costa (inclusive diciéndote lo que tenés que escribir y hasta cómo lo tenés que escribir), algunos lo consienten y otros no. De ahí que en el mercado editorial impere la basura de un arte comercial de la que no se puede rescatar una sola puta palabra que llevarte adentro para siempre.

      Siempre estará el mercader de su propio talento. Y siempre el que honrará su talento y no lo pondrá en venta.

      Ya nos leeremos.

      Lehitraot, Mareva.

      Eliminar
  2. De lejos,hacerse el amor de otra manera:

    http://youtu.be/99k8w65v3_I

    Toda la noche gritaron tus zapatos
    vacíos junto a mi cama

    Fuimos como dos cámaras
    que se fotografían una a otra.

    Yehuda Amijai

    ResponderEliminar
  3. Amijai tiene poemas excelentes. El problema del hebreo es que no es un idioma rico como el español, sino que lo que uno escribe debe ser preciso, sin retóricas vastas y es todo un desafío eso de esqueletear los sentimientos y dejar el armazón de la emoción intacto.

    Me alegra verte, iafâ.

    ResponderEliminar
  4. Dicen las malas lenguas que tengo ciertos poderes de adivinación, y los más confiados me entregan sus manos para que les diga sólo las cosas buenas. Pero siempre comento que yo simplemente observo, nada más y nada menos. Y el instante de la fotografía es mágico, y trasciende como la escritura. Por eso observo que el chico de la imagen parece zurdo, aunque en realidad es ambidiestro (como mi hijo) y que la línea de la cabeza de su mano izquierda dice que tiene una salud envidiable de viejecito centenario. La línea poco frecuente situada encima de la línea del corazón denota un altruismo muy marcado. La del corazón dice que el chico de la foto es muy apasionado, y además tiene una boca preciosa, pero eso salta a la vista, no hace falta ser adivina para verlo, con no estar ciega es suficiente.
    Leí ayer Lejaim. Siento una profunda curiosidad por Delmi. Intentaré buscar entre tus libros para descubrir si en alguno de ellos hablas de la soledad de Delmi. Soy rara, siempre me fijo en el que menos se nombra. Quizá porque tengo complejo de quedarme olvidada en los márgenes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Mi hermano Delmi es un gordo precioso con el cual, las diferencias que tenemos se han ido acercando como bien cabe a dos perros viejos que han quedado solos en la mitad de la estepa y no tienen más remedio que tenerse uno al otro.

    No me imaginé que mi mano fuera tan obvia.

    Gracias Euria.

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe