Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Reflexiones de sepultureros



Tengo malas costumbres, dicen los diplomáticos y los que se venden por cuatro denarios. Siempre tengo rota la reversa por lo cual, no regreso desde mis decisiones.

Así vengan por mí con címbalos y trompetas, para entronizarme o dedicarme un monumento, ya pasé por mi lápida y a ese enterrado ahí, le dejé un escupitajo sobre el nombre.

El bronce, además, se me da pésimo. Uno queda encorsetado y rígido, sin mutabilidad y patinado también de ese orín verde tan típico de estatua-para-siempre, además de cagado por los pájaros.

Como soy tan así, tan sin reversa, podría parecer que el bronce me sentara y que fuéramos, realmente, el uno para el otro. Pero no.

Tampoco me sientan bien las traiciones ni las escenitas de culebrón ni la extorsión aplicada encima del sentimiento humano y llevo espantosamente mal eso de quedar como un idiota.

Si yo mismo me dejo como idiota, a veces me la aguanto, pero si otro especula conmigo y mis confianzas y de repente me deja haciendo señas en el medio del mar en el que me metí para salvarlo y luego entiendo que de suicida tiene menos que yo de religioso y que todo no fue más que un monótono capricho de su ego, lo elimino.

Sinceramente lo llevo mal, pero el hecho en sí no me importa. Lo que llevo tan mal es la condición de desengaño, la cierta y convincente imposibilidad para creer en los gestos amables que se reafirma en mí como una enfermedad que recidiva.

Trato de curarme y otra vez aparece la peste. Eso lo llevo mal. Esa reafirmación constante de que no existe el prójimo ni siquiera, para las cosas mínimas o las entregas mínimas y que no bastan los platillos ni los címbalos, cuando no están los gestos. Es apenas una cháchara de chanchos en el fondo lodoso de un chiquero.

Cuando me siento así, vuelto un idiota útil como tantos y ahí, en ese papel que otro me impone (y que como buen idiota yo protagonizo), me siento así de incómodo, se me aplica el cuento de El pastorcito y el lobo.  Y yo estaré sin dudar entre los lobos.

En eso, mi compañera y yo nos parecemos, cuando decidimos matar sin decir nada.

Nos miramos a los ojos, sonreímos cómplices y cerramos el libro del afecto con un movimiento de silencio.

Ambos sabemos, de tanto conocernos, que no vamos a volver a leer ese capítulo ni aunque el autor lo reescriba veinte veces.

Un muerto para nosotros es un muerto y un verdadero muerto, ocurre adentro de nuestro corazón.

2 comentarios:

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe