Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Valor de la entelequia


No nos tocaron tiempos con jilgueros ni florecieron para nosotros los cerezos orientales.

Nacimos hipotéticos y nos hicimos fuertes como suaves tormentas que se hinchan muy adentro del mar y llegan explosivas a la tierra como tantos tsunamis, a deshora. Grandes y victoriosos caballos de agua y sal, anegando los mundos del consigo, aprendimos el fuego sobre el metal azul y el ojo llaveado de las puertas que no se nos abrían como a otros.

Dos papiros escritos en el trueno, abandonando su antigüedad de esgrima a bayoneta con que grabar la herida de las cosas.

Y bueno, nos volvimos mortales suavemente, como dos grandes mitos que se cansaron de contarse a sí mismos cuan invencibles son por separado.

Nos volvimos vulnerables, uno en el otro, vulnerables como ponen los niños vulnerables a los hombres de bien o como el amor vulnera cuando es cierto y no una paradoja del antojo.

Supimos aprendernos en la luna que siempre nos miraba de perfil y en la boca grotesca de la muerte, que cloqueaba en la almohada del dolido un mordisco sensual e interminable.

El asco dejó de quedarse en nuestras cosas. Dejó de acampar la indiferencia y el hastío se quitó del alféizar por el que entró la vida.

Sólo de esta manera inverosímil, se aprende el valor natural de la entelequia.

(De: Poiesis)

Imagen:  Diorama by Absentasi

7 comentarios:

  1. ¿Qué te podría decir ante la profundidad con que le pones rostro a la entelequia?

    Quizás que mi hipótesis de viento tiene tus brazos y sopla por tu boca.

    Dios te guarde en el tiempo de la entelequia con toda tu realidad, Akhenazi.

    Toda mi admiración.

    ResponderEliminar
  2. Gracias negrita. Uno aprende a valorar ciertas palabras cuando experimenta el valor de la ilusión para vivir en carne propia.

    Todâ rabâ

    ResponderEliminar
  3. Me paré al lado de tus caballos de agua y sal.

    Giran. Giran.

    ResponderEliminar
  4. Como no los domé entonces, no los voy a domar ahora.

    No los voy a domar. No los voy a domar.

    ResponderEliminar
  5. Que maestro!.qué exquisitez!que real entelequía irreal,!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacerme acordar de todos estos textos que comentaste. No te imaginás lo bien que me hace releer ciertos momentos y ver ahora como se presentan dentro de mí.

      Todâ, Sarito

      Eliminar
  6. uuff,que suerte,estaba por leer sin comentar,no es necesario que me agradezcas cada comentario Cordobés ,amigo no dice gracias ¿no?beso

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe