Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Los pájaros golpeados


El Escriba tiene en los músculos esa impaciencia de todo animal joven que necesita probarse en la entereza.

No puede dormir adentro del silencio de la enorme sabana,  así que anda, siguiendo un rastro que se le pierde a ratos y que su compañero recupera, supone El Escriba que por olfato y tacto, mas que por ver con esos ojos zarcos que parecen ser ciegos.

Camina en el afuera de su oscuridad propia, en otra oscuridad en que cada segundo es importante, vital, tan necesario que no puede dejarse a la deriva.

Hace muy pocos días que estrena el “capitán” que nadie dice en un grupo sin rangos y no lo asume aún. Piensa en su abuelo mientras anda y anda, trotando de costado en las estrellas que caen en su mundo paradójico.

Todo en El Escriba es una paradoja sin remedio de la que se hace cargo.

Piensa en Von para olvidar las llagas que tantas horas de andar le van abriendo encima de las otras, pero es parte del juego de ser él, luchar contra el dolor ácido y firme que le envuelve los pies bajo las medias.

Kimbu, su compañero, es un joven descalzo. Un animal febril,  ágil y bruno, que salta y habla mucho, como un niño que desea que le cuenten cuentos.

Mokèlé-mbèmbé insistió en que lo llevara, porque nadie conoce el camino de esos hombres mejor que ese muchacho con el que ahora El Escriba comparte tierra y noche.

Es una voz en cierto modo afónica y quejuna, que insiste en explicarle las tragedias y le cuenta –otra vez– como empezó a morir la gente de las aldeas de la línea de agua.

Von demoró en entender qué sucedía porque en esos lugares suceden muchas cosas, todas terribles, y todas pueden ser producto del desastre o producto del mal. Así que Von demoró en comprender la magnitud del caos que enfrentaba.

En su mente de hombre bueno no cabían hipótesis horrendas aún cuando también las barajaba entre las otras que enfrenta todo médico de crisis, dentro de la lógica horrorosa.

Cuando alzó al fin la voz, no lo escucharon. Fue entonces que gritó –había dicho Mokèlé-mbèmbé y ahora repetía el compañero de los ojos zarcos que guiaba al Escriba– y fue al gobierno y a la justicia y como nadie lo escuchaba, cruzó líneas y de ser por Von, hasta Dios mismo hubieran llegado sus reclamos.

El Escriba desvía los ojos y mira al muchacho que continúa hablando como quien cuenta cuentos.

Llegó tan alto con sus gritos y con sus cartas y con sus documentos y con sus reclamaciones, que ese hombre delgaducho y pálido, de gafas tan gruesas que impedían distinguir el color de sus ojos y que andaba de guardapolvo blanco por su pequeño mundo de personas sin sanidad ni pan, se transformó en un hombre peligroso. Así, tan aparente-mente anodino y médico en la nada como Von era, también era un hombre sin temores y un investigador reconocido, cuyos trabajos sobre enfermedades en el África se publicaban en sitios prestigiosos y eran atendidos por la OMS.

—El que viene al África, sabe que en cualquier momento puede morir. No es un lugar seguro este lugar.– había dicho Mokèlé-mbèmbé, antes de despedirse del Escriba y de su acompañante– Los que quieren volar, son apedreados. Procura no ser el próximo en la lista que Von encabeza, debido a “este asunto”, Licaón.

El Escriba camina como un pájaro que va dibujando la noche con su sangre.

Sabe que llega tarde a los pasos de Von.

Sabe que los que se llevaron a Von, también llevan ventaja.

Sabe que solamente debe hacer contacto y mandar a Kimbu de regreso con las coordenadas, para que alguien venga por los dos, si acaso siguen vivos para entonces.

En la oscuridad, El Escriba es un perro que corre tras un olor perdido y que por momentos quisiera tener alas.

(De: Fotografía de Von)




4 comentarios:

  1. Gavrí, hace un rato que terminé el fragmento de tu novela y sigo mirando la pantalla, sin saber como arrancar. No sé si entendí bien lo que pasa. ¿Licaón es el Escriba y Kimbu es el muchacho que lo acompaña? A Von, el médico, lo agarraron y el Escriba va a buscarlo.
    Es intenso, como todo lo tuyo, pero acá percibo lazos humanos que rescatan.
    Me encantó la imagen del Escriba que camina como un pájaro que va dibujando la noche con su sangre.
    Un texto que me conmovió, como todo lo que vengo leyendo de vos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. El otro fragmento está en Territorio de Ares. Partes, digamos. Si. Mokèlé-mbèmbé es otro protagonista, amigo tanto del médico como del Licaón y es quien avisa lo que pasó con Von a la Embajada. Es un gran amigo. Un hombre bueno. Mókelé-mbèmbé quiere decir "el que detiene los ríos". Es un apodo que le pusieron, en honor a un bicho de la mitología bantú que es una especie de dinosaurio que habita en las profundidades del río Congo.
    Kimbu es un muchacho de la aldea de Mbèmbé. Un baqueano, digamos.

    Hay varias partes desperdigadas de esta novela, porque es una novela compleja, que tiene muchos planos y muchas anécdotas. Yo generalmente escribo varios libros adentro de un solo libro y que se van entrelazando entre sí, tal como es la vida.

    Todâ

    ResponderEliminar
  3. "El Escriba camina como un pájaro que va dibujando la noche con su sangre."

    Es así como me siento ahora.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, iafâ. A veces otros escriben cosas que nos identifican con nuestras propias sensaciones ¿no? Es la capacidad de sentir lo que puede dar vida en el lector al texto de un autor. La sensibilidad de ese lector es la llave del destino del cuento.

    Todâ

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe