Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Novela negra



Un bicho vertical, ahí sentado, que huele a orina seca en los calzones y a paspadura llagada entre los pliegues de animal faenado.

Una roña satírica, que intenta hacerse linda mientras hiede a sudor, como una ropa rancia amontonada en un rincón con mierda.

Nos miramos como cosas difusas, puteándonos los ojos con el gesto de entornar la mirada y tasar si ese que está ahí es socio o enemigo.

¿Por qué me gusta hacer estas chanchadas?

Supongo que porque las sé hacer y no me queda un puto solo resto de bien en algún lado, entonces me asomo a mi justicia como un fumigador encuentra un nido repleto de alacranes. Simplemente fumigo, con cara de fumigador que dio con el nido de alacranes del que habló la vecina.

Hay un silencio sólido en ese cabarute mala muerte, de putas falopeadas y cortinas de hule, que regentea el cerdo que me mira, con su boca de cerdo que ordena a sus cerditas jugar la carta bien.

Pero no hay cartas en la mesa que rula. Solamente ese póker de miradas que se estudian en una especie de confusión agria de “algo no está bien y no sé qué”.



Le importan pocas cosas.
Cuando se seca las manos, piensa que nadie le pasó lejía a esa letrina en mucho tiempo y por eso está toda cementada de una pasta dura, ocre meada.
El cuerpo es eso. Un cuerpo.
Está ahí, en actitud de vomitar el fondo de su estómago, despatarrado al pie de la letrina y casi aferrado a ella.
Cosa opulenta y fofa, que ocupa prácticamente todo el espacio promiscuo del retrete y lo tiene a él, arrinconado contra una pared, en un ángulo pequeño, oloriento y repleto de zumbidos de mosca.
Le costó extraer la cabeza porcina de adentro del agujero, pero cuando se enoja, tiene una fuerza extraña, como una voluntad.
—Esto es por el Sapito y por Maguila.– dice, antes de salir sin mirar más que la desconchada puerta que su mano ha empujado hacia el sol.
Pero no mira el sol. Mira los vómitos.
Hay vómitos alrededor, por donde anda con un paso tranquilo de “a rey muerto, rey puesto”.
—Saquen a las chichis antes que venga alguien– le dice a alguna gente que lo mira como a un elemento funerario.
Los que lo miran se ponen diligentes y un tímido desfile de cadáveres vuelve muy dark el fondo de la tarde.
Ellas andan a tientas, dolorosas, inexpresivas, putas, como garzas sin alas, recogiendo pedazos de un aire en el que se disgregan.
Él las mira pasar mientras las cargan en una Trafic blanca, como un montón de vacas desgarbadas y transparentes, que suben al camión del frigorífico.
Cierra los ojos y el fuego, a su espalda, se levanta al cielo.
Y todo se termina cuando los vehículos se van, tragados por la espesa polvareda.



Mientras bebo del pico de la Gatorade alguien me pregunta por qué no agarré eso que me ofreció.

—Por esa cantidad, todos venderían a su madre.

Yo no contesto y muerdo el sándwich de mortadela y queso  porque ninguna de esas cosas se contesta.

—Soy húerfano.– murmuro.


(De: Del trabajo de a-gente y otras leyendas urbanas)

Imagen: House of the past by T. Balasz

8 comentarios:

  1. me queda en los ojos el sabor de haber visto a un héroe alejándose, murmurando algo quizá de la herrumbre, escupiendo hacia el cielo... o cantando, tal vez, contra sí, por las calles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berenice, las novelas negras tienen como protagonistas a los antihéroes, lo mismo que la vida.

      Gracias por estar.

      Eliminar
  2. Serie negra, con tutti. Me gustó mucho el lenguaje coloquial (no cabe otro) y ese juego de voces, ese pase de primera persona a ese él impersonal, pero no tanto.
    Un abrazo Gavrí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te lo dije alguna vez, creo que sí. En general en este tipo de novela trabajo tres o cuatro planos temporales. Es como que me sirven para mantenerme a salvo de lo que escribo ¿no?

      Todâ, Mirel.

      Eliminar
  3. Se que la Vida es negra... muchas veces... demasiadas veces... pero yo no puedo verla de ese color. siempre pinto, un azul, un rojo... un verde. Quizás sea mi manera de sobrevivir... Un beso o mejor dos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida no es negra todo el tiempo. Es multicolor, diría yo. A veces tiene manchones negros pero eso depende de en que parte del espectro de colores que tiene la vida, uno esté posicionado.

      Si por ejemplo yo no pensara así, estaría muerto o en un loquero. En cambio, creo que para contrarrestar los manchones de oscuridad, está el poder de resiliencia. No hacer de la tragedia un modus vivendi, sino un lapsus mentis que puede siempre ser superado por un rayo de sol.

      Todà rabâ

      Eliminar
  4. Iba a colocar aquí un montoncillo de palabras sobre oscuridades, vida, equilibrios y mapas de color, pero me he quedado prendada de una frase que le has escrito a Marieta en el comentario de arriba. Una frase que, de principio a fin, me parece sublime: "No hacer de la tragedia un modus vivendi, sino un lapsus mentis que puede siempre ser superado por un rayo de sol"

    Touché!

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Todos tenemos opiniones sobre esos temas y por supuesto que hay mapas más coloridos que otros. Lo importante es no perderse ni deslumbrado por los colores ni absorbido por la oscuridad.

    Todâ, Mariló

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe