Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Viraje (Kivu Norte)



3.-

Si fueran tan alegres como sus colores, cuando la avioneta cruza sobre la caravana y todas las monjitas se inclinan sobre ese dragón chino que avanza sobre una tierra roja bordeada por intensos verdes y comentan entre ellas cuanto color que ilumina un día de los difuntos, “¿sabías, es el Día de todos los Muertos y antes fue...”, “si ya sé, el de los Santos”, “habrá de esos”.

“Las monjitas, no sé, ¿a donde van?

“Virginia es enfermera, irá al Panzi, vaya a saber”.

Nunca me habla Dios cuando le pido que me oriente, tengo que ser mi propia brújula,

“...si al Panzi, porque Dios me dijo que mi misión son la mujeres...”

¿Cuál es la mía?

“¿Es cierto que los del regular viajan con sus mujeres y sus hijos?”

“...salvarlas del estigma, redimirlas...”

“Dicen que si, que viajan con los chicos y con las mujeres, todos”

“No me gusta la idea, no sé como vinimos a parar acá”,

“...porque si ellas sobreviven, va a sobrevivir la sociedad”,

“Yo tampoco lo sé”, a veces pienso.

Huarkaya se disgusta, “jodida muerte, jodida vida, Dios nos pone a prueba, día de los Difuntos, qué mala señal”.

Es cabalero Huarkaya, “no es bueno llegar en Día de Difuntos”, tampoco es religioso pero se persigna.

“Salimos el de los Santos”, le digo y me mira con esa rara ferocidad barrosa de su gesto

“... siempre hubo mártires”, dice Virginia.

“Si, si”. La ventanilla es un buen refugio, “tanto color... parece un carnaval de muertos”.









4.-

Están bailando.

“Vamos...vamos...bailen, bailen...Vamos, bailen.”

“¿No dicen que no dan abasto? ¿Por qué bailan?”

Venimos desde el culo del mundo con seis monjas y Holowitz ya tiene demasiado encima desde antes de que llegáramos.

“Bésame el culo”

“Ya estoy acá ¿Qué cosa está mal, Goldberg?¿Me lo vas a decir o no, carjo?  insisto, malquistado.

“Mañana, mañana. Ahora baila un poco. Baila, baila”

“Tu puta madre baila”

 Huarkaya me arrastra “¿ qué carajo hacemos con las monjas?”

Goldberg me corre por el espacio húmedo en que Huarkaya tironea de mí, “bésame el culo”

Un universo de colores muertos acampa en el infierno.

“No se puede, no se puede”

“¿Qué cosa no se puede, ruso?”

“¿Dónde dormimos nosotras?”

Y qué se yo Virginia, si acabo de llegar igual que ustedes.

“Meté las monjas en algún lado ruso”

“Se abortó la misión”, lo escuché tantas veces que ya nada me asombra.

“Meteme las monjas en alguna parte, por favor, que las tengo pegadas al culo...Van al campamento de refugiados”
“No, no, ahora no, no todavía” replica Goldberg, “dance,  come here, dance”

“...no somos improvisados, ruso ¿ qué pasó?”

“ tomorrow...tomorrow...”

¿Hay mañana?

Higa me sujeta por un brazo y me enseña la noche. Me hurta de mi mismo hacia un lugar del cielo en el que todos caben.

Me tapo los oídos con las manos mientras el Diablo me habla en la cabeza.



(De: Viraje (Kivu Norte - Tercera Guerra del Congo) ed. 2009


4 comentarios:

  1. no puedo añadir nada... sólo ganar una mirada e irme con un desierto hirviendo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por acercarte, Berenice.

      Hay muchos desiertos por todos lados y poca agua para bebe.

      Todâ

      Eliminar
  2. Gavrí, no entendí demasiado lo que pasa al no conocer a los personajes. Mejor dicho, capté globalmente lo que pasa, pero no sé quién es quién.
    Lo que me gustó mucho es la forma del diálogo -aunque no distinga claramente la voz de cada uno-, cómo lo fuiste intercalando con el pensamiento del protagonista.
    See you later.

    ResponderEliminar
  3. En la Tercera Guerra del Congo, los cascos azules de las Naciones Unidas estaban integradas por una fuerza pakistaní, una uruguaya y había también de la India y españoles. Los pakistaníes, por ejemplo, no aceptaban las órdenes del jefe general, que era un español.

    A esos pakistaníes se refiere. Llegan al cuartel de la ONU, con las monjas que van a los campos de refugiados y se enteran que la misión que los llevó hasta ahí, se había cancelado.

    Hasta ahora es eso lo que pasa, Mirel.

    Ya se aclarará. Como todo ¿no?

    Gracias por pasar

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe