Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

La piel en la montaña





En esa serenidad rústica nos volvíamos antiguos como amuletos. Algo nos había transformado en domésticos, adaptables y plásticos ante las inclemencias, lejanos a los truenos y a las rutas de hormigas sobre el banco de piedra de un jardín en las afueras de una ciudad vacía.

No esperábamos nada. Estábamos ahí, sencillamente, como perros tostados que se ocupan de bostezar al sol convencidos de que ciertas cosas nunca llegan.

Solos.

En esa precariedad descomunal, a veces, nos ocurría la presencia de un niño.

Llegaba hasta nosotros como un soplo y nos observaba como a seres de zoológico. Luego se iba. Regresaba un buen rato después con otro niño y se detenían ambos a mirarnos. Nosotros seguíamos allí, en la jaula de nosotros mismos, dejando discurrir la soledad sobre aquella intemperie desorientada y trágica en la que trabajábamos con vocación de ruinas.

Al fin, aprendimos a jugar con los niños. Nos devolvieron un trozo de la curiosidad y un pedazo mordido de alegría que nos alimentó durante meses.

Los hombres eran duros como nosotros, pero como nosotros, en el fondo, parecían, ellos también, niños.


(De: Ius soli)



Imagen: Albun de la tropa- Kurdistán


6 comentarios:

  1. Qué pedazo de prosa poética. Delante de mis ojos desfilaron tantas imágenes. Los vi comiendo su pequeña porcioncita de alegría, para jugar a ser niños un poco más.
    Un texto muy entrañable.

    Tanti saluti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis tiempos de Irak, épocas kurdas.

      Esto, como las parameras, eran cosas que me habían quedado por ahí, guardadas en la memoria del silencio.

      Que bueno verte, Mirel.

      Eliminar
  2. Quizá sólo querían vuestra ración diaria de comida o, simplemente, reconocer el tacto de un fusil de asalto sólo para sentirse héroes. Probablemente esos niños deseaban jugar a ser hombres mientras vosotros soñabais con volver a ser niños.

    Besoss.

    ResponderEliminar
  3. Hay en ciertas regiones del planeta, ciertos pueblos, en que sus niños en vez de traer un pan, traen un fusil. Pueblos que han estado avasallados o en guerra desde que aparecieron sobre la tierra y de los que nadie nunca habla.

    Afganís, kurdos, armenios, chipriotas y algunos otros sobre los que ninguna prensa recoge ni masacres ni lucha, pero que luchan y son masacrados una y otra y otra vez.

    Se comía bien en la región y las personas eran gentiles y alegres, aunque con esa alegría melancólica que caracteriza esas zonas que nunca consiguen justicia.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  4. Pero, pero, ¿Qué hacías por el Kurdistán, Gavrí?

    Parece que la inocencia de un niño puede hacer reblanceder cualquier cosa, cualquier fusil. Lamentablemente solo lo parece.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hacía lo que hago siempre, Jaal.

    Los niños juegan en todas partes. Los adultos piensan que los niños son inocentes. En ciertos lugares la inocencia no existe.

    Todâ

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe