Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Los pasajes del agua




Ha empezado a llover sobre las piedras y la columna de reclutas aún no se divisa desde aquí.

Cruzar el valle y retornar después salvando el río, con sus torrentes vírgenes de agua de la piedra, lleva, como dice Mistefâ, un mundo de camino.

El aire es una historia de verano donde el verde nos envuelve los ojos con chispazos de flores amarillas.

Hay muchas mujeres que aprenden la guerra en este grupo. Muchachas y mujeres de ojos grandes y cabellos perpetuos, de gesto profundo y convicción de raíz de árbol de montaña.

Sonríen, cantan, cuentan sueños dentro de este desastre apócrifo en que estamos sumidos en un ondulado verano que retumba de ladera en ladera casi como un heroico suceso impertinente: un escenario de belleza inútil en el que se acumulan los combates.

La lluvia es, hora tras hora, una manta suave que resbala sobre las construcciones de piedra en las que olvidamos refugiarnos para esperar a los que no regresan.

Una y otra vez enfoco los prismáticos hacia la hondura despareja de los valles que se asoman apenas en los ojos, cortados por el verde y por las piedras.

Mistefâ sabe lo que busco, pero no dice nada. Solo me ve enfocar el infinito como si el paisaje fuera un hecho de música y yo tratara de encontrar en él un pentagrama para hacer pie en tanta incertidumbre.

Yo busco a Nazirim en el paisaje, porque puedo distinguirla a kilómetros. Siempre lleva flores amarillas en el pelo. Marcha entre los demás con una corona de flores, como un pequeño faro trepador, hecho de primavera.

A veces guardo las flores que se le caen del cabello entre las hojas de mi cuaderno, desde el día en que me preguntó ¿qué escribes? y me entregó una flor amarilla, diminuta, para que se iluminaran las palabras.
"Ven adentro", me dice Mistefâ, que asoma su cabeza desde la entrada de la construcción, "si tienen que regresar, regresarán. No se escuchan disparos".

 Estamos quietos en medio de una nada también quieta, sobre la que llueve con dulzura.

Yo regreso a la voz de mi compañero. Giro los ojos y él, en la entrada, está liando un cigarrillo bajo el agua. Tiene expresión de niño, Mistefâ.

"Vamos adentro", insiste como si no insistiera.

El tiempo pasa con actitud eterna. "Es tiempo de montaña", me dijo una de tantas tardes Nazirim.

Después de muchas horas, el cielo ha dejado de llover y yo apunto una frase en el cuaderno sobre una hoja que tiene adherida una flor amarilla:

"La lluvia se ha cansado de esperarte."

(De: Ius soli)

Imagen: Álbum de la tropa



4 comentarios:

  1. Las palabras se deslizan, como la manta suave de la lluvia y el lector se arrebuja en ellas, porque hay una espera, una tensión de fondo. Pero también está la esperanza de una flor amarilla, protegida en un cuaderno.
    Me llegó mucho, Gavrí.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Son momentos emocionales, Mirel. Recuerdos borrados que repentinamente surgen, casi violentamente y yo todas mis violencias interiores no encuentro otra forma de expresarlas que no sea escribiéndolas.

    Todâ, linda.

    ResponderEliminar
  3. Con tu mano cansada y viajera,
    encenderás las flores
    una a una.

    ResponderEliminar
  4. A veces trato de no olvidarme como son las flores.

    Todâ, ialdâ

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe