Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Remuneración discorde a servicio



Nunca entendiste esta realidad sórdida.

No supiste leer entre los negros la vocación voraz por la negrura y preferiste ciertos caireles de cristal transparente que hicieran glin, glin, glin, cuando la señora que limpia les pasa el trapo.

No entendiste a esta bestia que mató los futuros cuando estaba en el vientre de su madre y nació en su pasado, como un presente sin amamantar que nunca ocurrirá.

No entendiste la lástima que siente el predador mientras despedaza gozoso los bocados que ingurgitan su hiel. 

Ubicada en tu sombra, como una muñeca que enviudó sin casarse porque nunca te compraron un muñeco que te hiciera de novio, así estamos, una muñeca viuda y un animal cansado que la mira y le lame algunas veces las mejillas llorosas, cuando aprieta la sed.

¿Qué podés pedirle a un adefesio?¿Qué sea algo más que un adefesio dotado de un enorme poder de imaginar?

A veces pienso que en vez de ese silencio peculiarmente estricto después de tantos gracias, hubiera preferido diluir suavemente la voz hasta que se apagara. Diluirla también en el silencio, evitando de esa forma imaginar que, como alguna vez te dije, “hacés cualquier cosa para conseguir tu objetivo y te servís de todos si te sirven para tal fin, incluyendo en ese todos también a un enemigo como yo".

De tanto en tanto veo que regresás a mí, como los puertos.

Allí está tu silencio inspeccionando en mis costumbres y te miro mirar, sin provocarte y sin que me provoques. Ya hice mi trabajo, pienso siempre. Ese que te sirvió y del que te serviste. Ya hice mi trabajo y vos dijiste innumerables gracias numerados por tu satisfacción de ver ¡por fin! algo bien hecho que nadie hizo por vos antes que yo.

Pero la paga es esta: un mutante en estado de usufructo.

Te serví como un muy oportuno idiota útil.

No pienses que me quejo.  

Felizmente, yo, hace ya mucho tiempo que perdí el interés por observarte.


(De: Back to black)

4 comentarios:

  1. Enhorabuena Gabriel... tienes un estilo muy peculiar y original para escribir, tal como dices en las opiniones "atrapas" con tus historias.
    Es cierto que a veces tengo que leer un par de veces lo que escribes para entenderte o mejor dicho para hacer mi propia interpretación, pero ya te voy cogiendo el "punto" y me es más fácil, me gusta que sea así, que me cueste, que no sea un escrito simple.
    Te felicito por ello, un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esa definición de "muy peculiar y original", porque así se define lo que se considera "voz de autor".

    Lo importante de un escritor es tener una voz que lo defina, una voz que lo identifique, ya sea por el manejo de la imagen, por el movimiento sonoro de la construcción narrativa, por las elecciones semánticas que componen la idea y todo ese tipo de cosas que constituyen una fórmula textual y que son como el trade mark de tal o cual escritor.

    En ese sentido lo que decís es algo que la crítica siempre ha destacado: que (felizmente para mí) conseguí una voz personal, absolutamente identificable (yo escribo en hebreo, en realidad.

    Y sí, concuerdo que a veces no es muy fácil entrar en las tramas, porque como soy novelista, en general lo que voy posteando son fragmentos de diferentes novelas, que si bien tienen una resolución en sí mismos, devienen de un todo más complejo como es la trama general del libro, pero bueno, si vas consiguiendo adaptarte y sacar un sabor de los fragmentos, me gratifica saber que te interesa mi forma de escribir.

    Todâ rabâ

    ResponderEliminar
  3. Es difícil seguirte Gavrí, tu voz se mete muy hondo, pero los significados se me escapan.
    Pusiste la imagen de una mujer y parece estar dirigido a una, sin embargo, a medida que leo me brotan otras sensaciones, imprecisas, que me susurran: es más que eso, hay algo más que subyace, también femenino, que no logro definir. Me quedo pensando.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si, le hablo a una mujer, Mirel y a una pose que también es muy típica en lo femenino: usufructuar mediante la femineidad.

    No digo que entre lo masculino no exista el usufructo o el servirse de otro, pero se plantea de otra forma, no utilizando la pose "sexo débil" o ciertas otras poses que casi te obligan como varón a prestar la debida ayuda a quien las manifiesta (en este caso puntual, a quien las usas para sacar rédito de esa situación).

    Pero el texto no va de queja, sino de como, a través de una actitud desinteresada y casi "sacrificada" se puede dar un ejemplo de grandeza a un enemigo o por lo menos, a alguien que en otra situación nos agredió en lo más profundo, que por lo menos en mí, es mi dignidad.

    Matar mediante la grandeza es para pocos, pero te aseguro que trae muchísimas satisfacciones íntimas. Más que si la hubiera estrangulado, como fue mi intención original cuando comenzó la historia. El tiempo me explicó cuál sería el mejor desenlace y fue brindarle mi ayuda y mi experiencia en una empresa en que nadie le daba una mano verdadera para que alcanzara el mejor de los puertos.

    A pesar de considerarla en la vereda opuesta, la ayudé, inclusive contabilizando que pese a ver la obra, iba a obtener un manto de silencio una vez que se cumpliera el objetivo que ella quería alcanzar, porque los que usan a los otros son así.

    Todo para reconfirmar en mí la convicción de que tal como se comportó cochinamente la primera vez iba a recochinear en la oportunidad de enmendarse.

    Me alcanza con la satisfacción de que ella y yo sepamos la verdad.

    Shalom

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe