Remuneración discorde a servicio



Nunca entendiste esta realidad sórdida.

No supiste leer entre los negros la vocación voraz por la negrura y preferiste ciertos caireles de cristal transparente que hicieran glin, glin, glin, cuando la señora que limpia les pasa el trapo.

No entendiste a esta bestia que mató los futuros cuando estaba en el vientre de su madre y nació en su pasado, como un presente sin amamantar que nunca ocurrirá.

No entendiste la lástima que siente el predador mientras despedaza gozoso los bocados que ingurgitan su hiel. 

Ubicada en tu sombra, como una muñeca que enviudó sin casarse porque nunca te compraron un muñeco que te hiciera de novio, así estamos, una muñeca viuda y un animal cansado que la mira y le lame algunas veces las mejillas llorosas, cuando aprieta la sed.

¿Qué podés pedirle a un adefesio?¿Qué sea algo más que un adefesio dotado de un enorme poder de imaginar?

A veces pienso que en vez de ese silencio peculiarmente estricto después de tantos gracias, hubiera preferido diluir suavemente la voz hasta que se apagara. Diluirla también en el silencio, evitando de esa forma imaginar que, como alguna vez te dije, “hacés cualquier cosa para conseguir tu objetivo y te servís de todos si te sirven para tal fin, incluyendo en ese todos también a un enemigo como yo".

De tanto en tanto veo que regresás a mí, como los puertos.

Allí está tu silencio inspeccionando en mis costumbres y te miro mirar, sin provocarte y sin que me provoques. Ya hice mi trabajo, pienso siempre. Ese que te sirvió y del que te serviste. Ya hice mi trabajo y vos dijiste innumerables gracias numerados por tu satisfacción de ver ¡por fin! algo bien hecho que nadie hizo por vos antes que yo.

Pero la paga es esta: un mutante en estado de usufructo.

Te serví como un muy oportuno idiota útil.

No pienses que me quejo.  

Felizmente, yo, hace ya mucho tiempo que perdí el interés por observarte.


(De: Back to black)
4 comentarios

Chocolate bombón