Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Gravitacional




Los puestos de vigía eran ácidos contra el viento vacío de balidos. Ácidos y solitarios como la destemplanza y la espera que jamás acaba en el olvido porque la geografía era un mundo hecho para gigantes y nosotros, pequeños y alejados, figuritas ocultas en la piedra como piedritas mínimas que se movieran solas al rozarlas el cielo.

La guerra estaba en el discurso de las cosas, pero desde allí no se veía y todo nos pasaba en el silencio.

Mis hombres y yo no estábamos seguros de qué cosa hacíamos en aquel lugar y nos limitábamos a acompañar la vida como la vida era: un esperar la muerte en el combate.

Los de allí tampoco sé si estaban convencidos de lo desigual. Suplían lo desigual con apostura, con entrega, con esa fe ardorosa que tienen los movimientos dignos. La causa era la tierra. La causa de los pueblos es la tierra, el lugar, una noción de patria que se busca y que a veces no está.

Yo convencía con eso a mis hombres de que no nos habían mandado a un “muere” equivocado, porque nosotros sabíamos de diásporas y de persecuciones y ellos me miraban con un gesto dramático que no decía palabras en aquella impetuosa inmensidad.

Granos de luz en tiempo de paisajes, esperábamos en las alturas la procesión de la muerte por los valles. Ansiábamos matarla por la espalda.



Imagen: Álbum de la tropa


13 comentarios:

  1. "La guerra estaba en el discurso de las cosas, pero desde allí no se veía y todo nos pasaba en el silencio."

    Las cosas hablan, el paisaje grita, la tierra escupe fuego no quiere tragar mas agua y nosotros pequeñas piedritas intentando encontrar alguna palabra que nos cuente o que nos salve.

    Vos lo hacés eh!

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Ey, Patito. Todâ.

    Yo soy un convencido de que escribir salva, al que escribe y a veces al que lee. Un convencido de los libros y esas cosas que hacen las palabras con los hombres.

    Una alegría verte.

    Shalom

    ResponderEliminar
  3. Wow, qué imágenes amigo. Y este cierre que bárbaro: Granos de luz en tiempo de paisajes, esperábamos en las alturas la procesión de la muerte por los valles. Ansiábamos matarla por la espalda.

    no me canso de decir que leerte es navegar inesperadamente a lo real.
    Un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser porque yo no hago ficción. Yo no invento lo que ves escrito, solamente escribo lo que he vivido. Por supuesto que lo escribo a mi forma, pero quizás es eso, Carlos, justo eso, que al no ser ficción te suena real porque es real, una realidad vista desde mi óptica, pero como toda realidad, visible también para las otras ópticas de quien lee.

      El Kurdistán es un capítulo pendiente en la historia de la humanidad. Nunca se ha remediado.

      Gracias por acercarte.

      Eliminar
  4. A lo que escribió Carlos podría agregar que además de navegar en lo real, en lo despiadado, con la muerte esperando, leerte es, en muchos casos -y en este en particular- mecerte en aguas poéticas. Aunque te definas no-poeta, aunque el tema sea la guerra.
    Que tengas una buena tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer justamente comentaba lo poética que es esa región. Todas las regiones tienen su poesía. No hay partes del planeta donde no exista la poesía, pero a veces hay, en mi corazón, más afinidad con algunas que con otras.

      El Gran Kurdistán es una región enormemente poética. Todo es poético y terrible, como también lo es la zona del Alto Karabaj.
      Las geografías heroicas son poéticas, Mirel. Los hombres que las habitan son poéticos.

      Pero la desgracia de los pueblos es infinita y cuesta tanta sangre que uno piensa muchas cosas cuando te mandan a ciertos lugares. No se puede evitar la identificación con lo que es justo.

      Shalom

      Eliminar
  5. uff,no ha y cosa más triste más idiota que la gerra,pero sobre todo criminal por que los que las "organizan "las ven en blandos sillones,lo sabemos todos esto, no? pero...yo pienso que la maldad la desesperación por el poder etc,y un etc muy dolido creeme Gabriel,creo repito ,yo creo que todo arranca en el miedo,en una niñez con miedo,él es para mí la oscuridad del ser humano,bue,quizás pienso esto porque en su momento hizo estragos en mi vida,terrible este pasaje,-------(ah perdón gracias por lo de la limpieza a la pc. anda rápido,no tengo muy claro lo que hice ,pero funcionó gracias)

    ResponderEliminar
  6. Joya si te funcionó lo de la limpieza.

    El miedo es una situación jodida, invalidante si no se lo enfrenta. Curte. El miedo curte. Y una vez que se vence, sos invencible.

    Todâ

    ResponderEliminar
  7. Encontré tu blog por casualidad, si es que eso existe, leí un par de entradas y me gustaron, ésta es muy sentida, algo me golpeó en la boca del estómago, lo cual es muy positivo cuando estoy leyendo.
    Un saludo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la casualidad de encontrarlo sería poca, porque pertenecemos a una comunidad de ocho personas, ambos, de las cuales sos el moderador y Carlos el administrador y además te hice un comentario en ella, con respecto al final de uno de tus relatos.

      Yo creo en la causalidad.

      Y mejor si la prosa consiguió comunicarse con tus sentimientos.

      Todâ

      Eliminar
    2. Lo de la comunidad ni lo recordaba, lo digo con un poco de vergüenza, pues cuando Carlos me invitó, yo estaba en Brasil y me asocié (digamos) por hacerle el aguante. Ahora voy a profundizar al respecto, pero lo cierto es que no llegué hasta tu blog a través de ese espacio. Debe ser casualidad, nomás.

      Eliminar
  8. ya no me jode,pero creo a veces que preferiría no estar curtida,y...no haberlo conocido,saludos

    ResponderEliminar
  9. Cuando aprendemos a manejar el miedo, podemos serle útil a mucha gente, podemos ayudar a mucha gente, podemos apoyar, apuntalar y hasta aconsejar si se da el caso.

    El dominio del miedo es un espacio de crecimiento. Negativizarlo es darle una entidad que no nos beneficia. Tuvimos miedo y lo superamos. Tuvimos miedo y resistimos. Entonces, se puede y deja de ser invalidante.

    Sufriéndolo lo aprendí. Hablo en base a mi experiencia, nada más, no es un dogma de fe lo que digo, sino una experiencia que yo capitalicé a positivo para crecer y fortalecerme y eso que no se puede decir que la vida me haya puesto fácil alguna cosa. Escribir, lo único. Juaaaaaasssss.

    Layla tov

    ResponderEliminar

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición