Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

El vertedero

Uno aprende a contenerse solo. Aprende de su soledad a contenerse solo, a enmarcarse y encuadrarse, a afirmarse aunque sepa que se está doblando, a levantarse de todos los suelos.

Uno aprende a estar solo con la voz de la tragedia, mirándola. Aprende a valorar la desventura, la vida cuando se parte en dos o en cien pedazos, aprende el peso exacto de una lágrima y a cerrar también la puta boca, cuando siempre es mejor cualquier silencio que “cualquier” palabra.

Uno aprende a focalizar la resistencia dentro del corazón que se cuartea. Se come el corazón, lo escupe a un lado, lo corre de las vísceras, le dice: sheket. sheket. Y la tragedia ahí. Late en el aire, en los cuerpos ajenos, en las cuencas sin ojos, en la arena que corroe la mirada con esa condición de ruido ríspido, de ruido que se mete entre los otros ruidos y pica y te molesta con su asfixia.

El viento, que jamás hace silencio, entonces crece sobre las cosas como un silbo ruinoso, asimilable al estertor de un pecho asmático.

En la vacía inquietud, la vida es una situación inaparente. Sólo el viento. Sólo el polvo. Sólo esa voz inhóspita y sibilar, larga, chasqueante como llena de crótalos que vibran enredados en algunos espinos.

Los oídos se llenan de eso. Se pueblan de ese idioma de aire en rebeldía, vestido con andrajos que se vuelan.



No dije “caven”. No lo dije. Empecé a cavar y los que venían conmigo me imitaron, como si fueran viejos hacedores de trincheras, de esas trincheras de desierto, que se llenan de arena y que nunca se vaciarán del todo para que quepa el hombre.

La pala chocó con esa cosa blanda y resistente. Chocó con ruido a blando, a que chocó, a que algo hay ahí.

Después de un rato, la visión parecía un sueño de soldado, esos sueños del síndrome postraumático que no te deja en paz, donde todos son muertos, donde todos son pilas con muertos que te hablan, donde los muertos lloran, donde los muertos gritan y reclaman las cosas que no hiciste o las que hiciste, donde los muertos, despacio, se deshacen.

—Carajo…los tiran sin coser…Los tiran sin coser, como basura. Los tiran sin coser.

Frente a los ojos de los excavadores que acaban de desenterrar un sueño de soldado, hay una fosa. Una fosa común llena de niños negros. Una fosa común llena de niños y muchachos negros, que intentaron cruzar hacia la vida este desierto que se vuelve más desierto, más ancho, más extraño y mudo e invencible.

Se apilan así, torpes y eviscerados, algunos sin sus ojos, abiertos como reses, extrañamente abiertos, despanzurradamente abiertos, como sacos humanos que no contienen nada.

Niños negros sin patria y ahora sin órganos, echados en una pila que no tiene nombres, y que es sólo una pila en que se apilan cuerpos de niños y muchachos negros, como cosas negras que no tienen ni ciudad ni calendario. Sólo cosas vacías. Sólo cosas.

—Que alguien le avise a Amir que ya localizamos el vertedero.– digo.

Pero nadie obedece. Todos están absortos como muertos que han quedado de pie.


Imagen: Nuit blanche by Zaponk


29 comentarios:

  1. Es estremecedor, Gavri, con tus palabras consigues que nuestra imaginación sienta la repugnancia y el olor de la escena. Y supongo que lo peor de todo, es que será una historia que has vivido. Desde el dolor que producen tus letras, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Me pasó hace tres días.

      Desde el África subsahariana mucha gente avanza buscando el Mediterráneo. Estas son historias que ni siquiera llegana subirse a la patera.

      Todâ

      Eliminar
  2. Es el dolor de los ojos sin vista y sin mirada. El dolor que no importa, que a veces solo es una reseña en algún noticiero. Hago míos tus muertos, esos asesinados que nos manchan de sangre las manos.
    Terrible, amigo mío.
    Shalom, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tráfico de órganos, trata de personas, prostitución de menores, de todo se ve a la luz del sol cuando los subsaharianos se lanzan a la aventura de llegar al "primer mundo". Son raptados para montones de fines. Hay bandan organizadas que se dedican a estos menesteres en una zona liberada y comercian con el mejor postor. En el mejor de los casos, suelen pedir un rescate a la familia de un ignoto poblado del África negra, para dejar con vida al miembro que intentó cruzar hacia una vida mejor para él y los demás.

      Los que llegan, pasan miles de peripecias además de desembolsar sumas increíbles de dinero por un asiento miserable en una patera que termina hundiéndose.

      El problema es que el sol deslumbra porque es muy fuerte en ciertas zonas, así que todo este movimiento, por culpa del sol intento, no se ve.

      Eliminar
  3. Ante un texto así, desgarrador, durísimo, pero sin dejar de ser poético en ningún momento, no tengo palabras.
    Sólo un abrazo en la distancia, con el calorcito del afecto, un abrazo enorme, que abarca también a los niños negros que encontraste enterrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todâ, Mirel.

      Recibido el abrazo y correspondido.

      Eliminar
  4. Impresionante y estremecedor... hace varios días que vengo siguiendo el surgimiento de Hitler en National Geographic y sus locuras y mientras te leía me venía a la mente escenas impensables que había visto en los documentales.
    Siempre existirá una lágrima seca por el polvo que dejan aquellos que buscan un mejor destino y jamás lo encuentran.
    Recién comienzo a leerte... no será la última vez.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Todâ rabâ, Cristina.

    Los monstruos históricos no son ni más ni menos monstruos que los que ahora cohabitan con las personas que no se dan cuenta de la envergadura de sus actos.

    Todo es parte de la condición humana. Algunos, como Hitler, se animan a llevarlo a gran escala, pero no creas que otros no lo hacen ni creas que no han nacido desde Hitler unos cuantos monstruos más.

    En este momento, lo que no muestra la TV no existe, por eso las cosas que le pasan a todo el mundo, nunca son advertidas por la décima parte.

    Porque esto no es que pasa en un lugar ignoto del África. Todo está mucho más cerca de lo que se piensa. Mucho más.

    Lehitraot

    ResponderEliminar
  6. "Nada te turbe,
    nada te espante,
    todo se pasa,
    Dios no se muda,
    la paciencia todo lo alcanza;
    quien a Dios tiene nada le falta:
    Solo Dios basta."

    Teresa de Jesús.

    Un abrazo en ese humano estrés post-traumático
    que emputece la vida,
    ya lo sé,
    le conozco bien la cara.

    Pero pasa, hermano,
    todo pasa
    y nosotros también.

    Fe

    ResponderEliminar
  7. Que impotencia ante tanta podredumbre y más encima, estar consciente que sigue ocurriendo. Decir que lo siento es poco. (Ganas de vomitar)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, después de vomitar yo creo que conviene empezar a mejorar el metro cuadrado en el que uno vive, empezando por limpiar el vómito y después viendo en qué podemos contribuir para evitar vómitos futuros. O sea, el hombre va a salvar al hombre, en tanto se implique con su prójimo, trate de interesarse y luche por él, que es como luchar por uno mismo.

      Lo que pasa es que siempre hay otras prioridades.

      Shalom

      Eliminar
  8. Gabriel ,conocerte me ha tocado sabés,siempre me dolió el dolor,pero hoy lo percibo lo huelo debido a tus testimonios,esto de hoy es sentir que ya no vale la pena,que reviente todo a la mierda!pero,,ahí estás diciendo,prójimo,y cara empapada me dan ganas de gritar y gritar!!!!!!!pero ahí estás vos ,,que lo vivís diciendo prójimo,gabi te abrazo,gabi ,nada,me doy verguenza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una palabra que uso mucho, supongo que para convencerme a mí mismo de que hay uno, Sarito, porque visto lo que se ve y se vio y se seguirá viendo, como que ya es un poco difícil concebirlo.

      Pero hay. Todavía hay. Me gustó la frase de Mario que elegiste. Es la pura verdad.

      Lehit

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Si, ambos vacíos. Los que les llevaron los órganos para traficarlos y los que estaban ahí, sin órganos.

      Son dos clases de vacío. A los primeros les falta el alma.

      Todâ

      Eliminar
  10. Bufffff como toca el alma tu escrito, como visiono lo que escribes y se me eriza la piel y me emociono y me enfurezco por la impotencia de no poder parar esa injusticia...

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mal avanza cuando el bien retrocede, dije alguna vez en algún libro, parafraseando a otro escritor que dijo: Para que el mal avance, el bien sólo debe quedarse quieto.

      La cuestión no está en la gran escala de las cosas, sino en el metro cuadrado en el que cada quién vive. Si en ese metro no hacemos bien las cosas, se produce, sí, la gran escala. Si cada humano arreglara su metro, habría otro mundo.

      Todâ

      Eliminar
  11. Imposible de entender que sucedan cosas tan terribles, que haya hombres con tanta capaciadad de hacer daño a un ser indefenso como es un niño...
    Tienes arte y sentimiento para lograr transmitir la escena, no tengo palabras, sólo dolor.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero suceden de éstas y de otras que son tanto o más terribles que éstas. Sucede, todo sucede en este mismo mundo. Porque si estos jóvenes de la fosa no hubieran decidido buscarse un futuro intentando llegar al Mediterráneo, seguramente habrían muerto de hambre y de miseria en sus aldeas o esclavizados en las minas por las grandes transnacionales o en las plantaciones o sencillamente, atrapados por los jihadistas extremos que están asolando sus países.

      ¿Cuál hubiera sido la mejor opción para su muerte?

      Lehit

      Eliminar
  12. Cada vez que leo tus letras veo el dolor en tus ojos y me espanto del sonido que producen en mi corazón.
    Ante esto, solo decirte que es importante quien lo cuenta y como lo cuenta. Tú lo cuentas bien por que en tus letras hay humanidad, la que late en tu corazón.
    Mar

    ResponderEliminar
  13. Trato de contar la realidad sin exagerar, de transmitirla sin cebarme en lo morboso para resultar impactante o cosas así. Para mí la truculencia no aporta nada a un relato verosímil, sino que le resta lo que tiene de verosímil. Ergo, yo me limito a contar la realidad desde la sensaciones que esa realidad me permite percibir mientras me pasa.

    Quiero que el que me lee tome conciencia, nada más y para eso trato de mantener lo que cuento dentro de la realidad propia de lo que cuento.

    Las exageraciones no se me dan bien. Creo que exagerar es restarle vigencia a una verdad que la tiene por sí misma.

    Todâ, María del Mar

    ResponderEliminar
  14. Nos creemos tan libres, avanzados, progresistas, democráticos y pacíficos pero somos de las peores bestias que habitan este planeta.
    Un abrazo grande Gavri, solo vos podes ponerle palabras tan justas a algo tan truculento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hay mucho hombre bueno, Mati. Mucho. De verdad. Pero todos estamos en la vida. Los de todas las calañas.

      Todâ.

      Eliminar
  15. te leo y guardo silencio, me quedo con el silencio muy dentro y sólo el hilo de tus palabras y lo que ellas incendian en el silencio...

    gavri leerte es hallar, es recuperar

    me alegra saberte y tan vivo, francotirador contra la amnesia

    he vuelto a viajar y ésta vez "asesinando a mi madre" abre pliégalos y furia en el océano, gracias!!!

    salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también ando por ahí, Berenice.

      Ya nos encontraremos en el valle.

      Shalom

      Eliminar
  16. No hallé lo que publicaste.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te referís a la última entrada, cuando la estaba editando me quedé sin banda. Pero ahora ya la pude subir.

      Si te referís a otra cosa, me explicás y quizás pueda orientarte para encontrar lo que sea.

      Shalom

      Eliminar
  17. Gracias Gavri, sí, era el texto de Morgana lo que salió en mis enlaces. Ahora ya lo veo todo.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe