Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Dolores divergentes






Sobre el dolor no se aconseja, porque el dolor es una circunstancia privada, íntima. Es una experiencia personal. No hay fórmulas que se puedan aplicar y que le vayan bien a todos. Cada dolor es personal y cada persona procesa el dolor a su modo. Entonces lo único que no se debe usar para acompañar el dolor, son fórmulas. No podemos ir avasallando las expresiones de dolor ajenas, tratando de que escuchen nuestras fórmulas o dándoles recetas de como sufrir o por qué o para qué sufrir.

La única forma de saber acompañar el dolor es observando el dolor, ver como el dolor se compone en cada ser humano y a partir de esa individualidad de cada dolor, aprender.

Solamente aprendiendo el dolor se puede acompañar el dolor ajeno. Pero nunca en base a fórmulas preconcebidas o a cuestiones casi deletéreas como que algunos se lo merecen en el camino de llegar al cielo .

El dolor es un hecho carnal. Es un trance carnal, visceral y personal. Solamente conociendo el propio se accede al dolor del prójimo. Solamente cuando uno se desangra aprende lo que es una hemorragia, por fuera de cualquier teoría sobre la extravasación sanguìnea.

Ese es mi punto. No hablar con supuestas fórmulas paliativas del dolor. Las fórmulas son siempre hipótesis teóricas para escribir en libros de autoayuda.

La mejor forma de acompañar el dolor es oírlo en la boca del dolorido y desprenderse de cualquier preconcepto.
Oír el dolor en la boca del dolorido.
Oírlo sin querer explicárselo a él (al dolorido), porque el dolor es dolor y no hay una "teoría del dolor". Hay práctica del dolor, solamente y para acompañarlo, es imposible ser un teórico de las fórmulas. Hay que ser un práctico de la condición humana.


Imagen: 3ª guerra del Congo - Campo de refugiados bajo fuego by Walter Astrada

14 comentarios:

  1. No entiendo Gavrí que pasa con internet, pero este post ya te lo había comentado hace unos días y vos lo respondiste, así como también Rosario.
    Ahora aparece sin ninguno de los dos, como si fuera nuevo.
    Si leíste lo que te escribí, no tengo nada que agregar, sólo aprovecho para mandarte un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Se borró todo. No sabría decirte por qué, igual que se desconfiguró completo el blog y las fotos de la columna lateral se salieron de sus recuadros. Empezó con la foto de cabecera flotando por todo el posteo y después, se desapareció el posteo, cuando lo pasé a borrador para arreglarlo. Directamente desapareció.

    Te agradezco que hayas vuelto a comentar, pero como te digo, lo otro se me borró todo así que lo tuve que reponer.

    Lehit

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inclusive el título era otro, Mirel y había un texto en hebreo.

      Eliminar
  3. Imperdible, como dije en el foro cuando me dio por guardarlo, porque este tipo de reflexiones nos son útiles a muchos, así que no se merecen desaparecer de la red porque a su receptor original le dé un ataque de ego y decida borrar una discusión que le pone en evidencia.

    Cuánta lucidez emocional., escritor. Compartamos.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. No todas las personas tienen el suficiente equilibrio emocional como para asumir sus metidas de pata y entonces prefieren hacerlas desaparecer, borrarlas, suprimirlas. De ese modo se suprime la prueba y el hecho que suscita el problema, deja de existir por arte de magia. No se lo ve, no existe.

    Lo mismo y en una escala de muchísima mayor gravedad, sucede con los medios de comunicación. Lo que no conviene, no se comunica y se suprime del conocimiento de todos los hombres. Es una forma de ignorancia y de pequeñez.

    Lo borro, entonces no está, entonces "no hice nada" ni "pasó nada". Por arte de magia desaparece un comentario o un país.

    Lehit, negrita

    ResponderEliminar
  5. tu texto empuja como erosión de vino, una mesa, los ojos frente a los ojos, el sabor de la tierra, el tiempo que oculta para cada boca en las uvas el qué de una cuchilla y déjame sentir ese vapor negro... como ese verso de Larralde "alcánzame la copa de tu pena que quiero ver su fondo oscuro"

    no olvidaré "no hay una teoría del dolor, hay práctica del dolor" y esa mirada que perpetraste mano desnuda.

    gracias por ese ojo

    arrebato cada vez que leerte, inseminas la palabra y el silencio

    abrazo con salitre hasta allá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazo para vos, Berenice. Los dos sabemos de este tema ¿eh?

      Eliminar
  6. y más cuando los ojos han visto, el terror de la miseria, el oprobio que la infamia de los que se olvidan abajo por esos que se codician encima, cuando un grito de entraña de quién no se conoce tal vez ni el idioma pero gotea sangre y se siente responsable y ha de serlo, no sé qué sombra, qué del cuerpo, del fuego.......... y ahí esa mirada que naciste

    escribo esto porque no sé si sonó mi anterior comentario como a ese quebranto del tango, (y aunque el dolor filtro de eso de lo íntimo)pero ante ese otro dolor, el que transcribe la fotografía que pusiste.... y al mirarla...........
    y tus palabras, me aferro a ellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este Leolo siempre bailará con esa Berenice. Habrá que aferrarse, porque el Valle se nos acerca, por lo menos a mí.

      Cuidate mucho, siempre.

      Eliminar
  7. "El dolor es un hecho carnal. Es un trance carnal, visceral y personal. Solamente conociendo el propio se accede al dolor del prójimo. Solamente cuando uno se desangra aprende lo que es una hemorragia, por fuera de cualquier teoría sobre la extravasación sanguìnea.

    Ese es mi punto. No hablar con supuestas fórmulas paliativas del dolor. Las fórmulas son siempre hipótesis teóricas para escribir en libros de autoayuda."

    Esto que dices me parece muy importante. El dolor sobre todo hay que respetarlo. Las teorías generalizadas no sirven y realmente se hace daño cuando se juzga sin saber de lo que se habla. Hay mucho iluminado zen que no son capaces de ver el mundo fuera de su ombligo omnipotente.
    Un abrazo fuerte, Comanche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El asunto es que hay gente que las aplica indiscriminadamente. Y encima se sienten los dueños absolutos de todas las verdades del universo, así que cuando se encuentran con alguien que tiene sus propias opiniones, se vuelven literalmente feroces y irracionales y no tienen reparo en hacer daño, ellos, lo que tanto predicaron sobre dolor y amor.

      Bah, no me hagas caso. Tengo el post traumático a full. Capaz que me voy a nadar, que el mar está hecho una maravilla y para mañana tenemos lluvia.

      Eliminar
  8. Estoy en un todo de acuerdo,el dolor ajeno no es opinable, ni una palabra,acompañable cómo oreja cómo abrazo cómo pañuelo,sólo así,/salut Akhen

    ResponderEliminar
  9. a mi es peor,no me quedan los comentarios,pruebo otra vez,y decirte lo mismo estoy totalmente de acuerdo,del dolor ajeno podés servir cómo oreja,cómo abrazo o pañuelo,apretón de ..yo estoy,,,lo demás sería hasta irrespetuoso,pero bueno cada cuál...saludos Akhen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no es ni opinable y no es encasillable en las fórmulas esas tan comunes que se usan para sentirse holgados de generosidad cuando interiormente los que practican eso, son unos verdaderos mezquinos almáticos.

      Pero de todo hay y con todo hay que convivir.

      Shalom

      Eliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe