Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Nostalgia del edén





Cuanta borrasca inútil debilita el silencio
mientras crece la luz.

Abajo el mar es un titán que ronca
con su lengua de piedras
y aquí
amanece un espasmo de verde color aire.

Danza un espumarajo de quimeras
y se volatiliza
como si se quemaran, de repente, los niños y los pájaros.

Los antojos se escinden y las ensoñaciones
se transforman en cestos con culebras
que morderán las manos del encanto.

Abandonar el pálido deseo por un no vigoroso.
Dejarlo enternecerse como un viejo
que mira jugar nietos en la plaza.
Frenar su mandamiento de pañuelos.
Marcar en tanto mapa la distancia de lo que no será.

Recojo el equipaje de mi boca en unas cuantas letras
y me mudo de lucha,
me mudo de orificio con ratones,
emigro con mi gata y su redondo novio populoso
a la soledad plácida en esta calle de pueblito antiguo
con sus casas de cal
y sus jardines de derrumbes secretos.

Un ángel sin oficio
que surfea sobre sus alas rotas
a ras del mar que siempre lo separa
del Dios que lo ha olvidado en sus promesas.

Alguien le sueña un territorio impune
donde todo es posible por un rato.

Y luego suena el gong.

Vuelve el destino.

Enlace al poemario: Nostalgias del edén (poemas boca abajo)


18 comentarios:

  1. Y me voy a dormir con esta maravilla en mi cabeza,porque sos un alquimista que siembra belleza en la mierda,te abrazo campeón

    ResponderEliminar
  2. Vuelve el destino. Y el nuestro quizá sea leer tus realidades para conmovernos y poner los pies en la tierra. Gracias, Gavri. Siempre abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realidades que por momento son ilusorias e ilusiones que nunca son realidades. Todo un tema, Alfredo.

      Todâ

      Eliminar
  3. No te lo dije antes, Gab, por aquello que pienses que te quiero exterminar... jaja


    Pero pienso sinceramente que ya puedes morir tranquilo, has escrito tu Obra Maestra.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa no se escribe nunca, Manolito querido. Alguna sale mejor que otra, a lo sumo.

      Vamos, me querés exterminar ¿y con quién vas a discutir después? Juaaaaaaaas

      Todâ

      Eliminar
  4. Un ángel sin oficio/ que surfea sobre sus alas rotas... Así vamos muchos, Gavri, y sin embargo, a veces, coronamos las olas. Me había perdido esta maravilla. Enhorabuena!!
    Shalom

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Luz, así van muchos que no se la dan de ángeles porque son los verdaderos (decía un compañero mío mientras sacábamos a un nene de un pozo). Me alegra saber que vos también te sentís así.

      Todâ rabâ

      Eliminar
  5. El gong suena siempre y el destino nos alcanza, pero mientras tanto, en un impasse, nos recostamos al sol y recuperamos fuerzas.
    Que tu equipaje, Gavrí, esté colmado hasta el tope con las palabras que después nos regalás.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo mi equipaje lo lleno con las palabras de los buenos amigos, Mirel. Esas son las que saco para prender el fuego, en las noches de más oscuridad.

      También te abrazo, linda

      Eliminar
  6. Hermoso Gavri, te adivino siempre mudándote, en la vida como en las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tal cual, Mati. Se puede decir de mí que soy un hombre en despedida.

    Gracias por tu paso.

    Lehit

    ResponderEliminar
  8. ...espumarajo de quimeras...Genial imagen literaria.Me has conmovido con tus versos.Siempre hay un edén con el que soñar y al que desear volver.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Un Edén y un Infierno. Siempre se está entre ambos.

      Agradezco tu visita, Juan y retribuyo tu abrazo.

      Eliminar
  9. Al menos los sueños están y generalmente es lo único que queda, el gong del final es inevitable, siempre suena.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este poema pertenece a un poemario que lleva el mismo título y que refleja algunas de las experiencias vividas en la frontera golani. Creo que se aplica aquello de Calderón: "Los sueños, sueños son".
      Uno siempre se despierta.

      Todâ

      Eliminar
  10. Hay un hombre sin camino
    acude a un desfile de huellas cansadas sin cuestionarse
    si el destino está cerca y si llegará solitario.
    No hay senderos convenidos en el amanecer que aparece sin aviso
    -pero hay un grito que salva de todos los abismos-
    entonces el viajero acaba por arrojar bocanadas de humo
    confiando sus pasos a la brújula de su instinto...

    Soñar con una tierra "sana" y anhelar su camino es un maravilloso sueño.
    Hora de dormir y soñar... aquí ya es muy tarde, besos!

    ResponderEliminar
  11. En algunas situaciones es bastante complicado soñar algunas cosas, Cristina. Como resume el poemario completo al que pertenece este poema, a veces poder soñar da vergüenza.

    Shalom

    ResponderEliminar

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición