Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Historia de las tierras amarillas




“A través de las tierras amarillas pasaban todos los caminantes que iban desde un punto a otro. Así se decía: de un extremo a otro. 

Los caminantes se desplazaban en grandes hileras, siguiéndose, como largas serpientes lentas. No caminaban a la par sino en fila y a veces se los oía cantar desde muy lejos, cuando la música era el único remedio a la distancia.

Las tierras amarillas eran infinitas. Nadie sabía si los que caminaban en fila llegaban alguna vez al otro extremo que buscaban o fundaban una aldea en su camino, cansados de andar. Tampoco se sa-bía si regresaban por su derrotero de ida o el Enemigo daba cuenta de ellos en algún trágico momento de la marcha.

Las tierras amarillas tenían pocas aldeas, como manchas que desaparecían, en las que los caminantes hacían alto para abastecerse o para abastecer. 

Llegaban a veces con sus animales cargados y comerciaban con los lugareños. Muchos lugareños, también, se iban con ellos. Se unían a sus filas y dejaban las aldeas más despobladas y solas de lo que eran ya.

Los habitantes de las tierras amarillas eran entonces todos los que caminaban por ellas en un sentido o en otro. Cuando se cansaban de andar, fundaban una aldea en la que se recuperaban del cansancio, para luego retomar la marcha una y otra vez. 

El estar en continuo movimiento, cambiando de lugares, se decía que evitaba los ataques del Enemigo, ya que nunca encontraba a los habitantes donde antes estuvieron y las aldeas desaparecían con ellos cada vez que ellos se ponían en marcha.

Las tierras amarillas eran como sus habitantes: migratorias. Se subían al viento y podían cambiar su forma. 

Eso también confundía al Enemigo, porque de un momento a otro, el paisaje cambiaba como en un juego de piezas móviles y todo lo que estaba dejaba de estar y aparecían cosas nuevas, que nunca habían estado.

Pero el Enemigo encontró la forma de hallar a los caminantes. 

Un día, el agua se subió al viento y desapareció. Dicen que se quemó, como los árboles. Entonces comenzó la pestilencia porque los caminos se hicieron mucho más largos y los animales empezaron a morir en ellos, igual que los caminantes. 

El Enemigo se llevaba sus cosas y sus huesos luego de que morían. Robaba sus cosas y guardaba sus huesos para que nadie más los encontrara. De ese modo podía sorprender a otros animales cargados y a otros caminantes, hasta que ya no hubo animales ni caminantes.

Entonces, el Enemigo se hizo dueño de las tierras amarillas, pero ya no tuvo a quién robar ni a quién encontrar ni como vivir allí, porque el viento viajaba ahora lleno de caminantes muertos y de animales muertos, esparciendo una y otra vez la pestilencia que había quemado al agua y a los árboles.”



(Fragmento de los relatos de Espekqe eq  de la novela "El viento que no cesa") 



Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe