תסמך עליי





Yo puedo estar callado entre tus ojos.

Puedo estar tan callado que no notes

mi mirada en tus manos ni mi nariz ansiosa

del oscuro cimbreo de tu pelo.



Yo puedo estar callado

inaparente como una cosa más entre tus mundos

de pan y de papel,

de olivas y salitres

que espuman los contornos de la vida.



Yo puedo arder de ojos para adentro

todos los gritos y todos los deseos,

las cosas que pospongo bajo la luna llena

como viejas monedas carcelarias

y no hablarte del hambre en la que habito.



Yo puedo posponer mi desventura

de a pie por tu camino pedregoso

y hacer del aire un canto y un pájaro y un sobre

que no contenga cartas sin suspiros.



Yo puedo no ser malo y no ser recio

y no ser sólido y ser más cristalino

mientras cierro la boca de mis fosos

para formar lagunas con tus labios.



Yo te quiero callado y desde lejos

como hijo del rumor de tierra áridas.



Yo te quiero callado

y como sé

o te quiero callado como puedo

desde la libertad del viejo idioma

que se hizo con silencios sin palabras.



Un idioma de gestos cotidianos.


Publicar un comentario

Chocolate bombón