Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Edición limitada





La lluvia arrecia como una mano que no cesa el castigo y bajo ella nos tornamos lustrosos animales amarronados que batallan con la luz.

Largos jabalíes rabiosos, que gruñen vagamente, molestos con el mundo y perdidos a los lugares calmos.

Todo es un rebuzno agotador de idas y vueltas imprecisas, como el revoloteo de una polilla gruesa seducida por un bombillo eléctrico.

A veces me quito la vida a manotazos, igual que me arranco los mosquitos y los recuerdos que ya deberían pasar a ser olvidos.

Los demás hacen los mismos gestos que yo hago. Los observo luchar con los enjambres y las gotas de agua, como si dirigieran a varias manos, orquestas invisibles.

Llevo más de seis horas negociando y tengo hambre. Un hambre descompuesta, sin raíces, acodada en el fondo de mi estómago que se entumece lleno de pirañas con ganas de morder. De morder a esos que nos tienen aquí, corrige mi enojo la vocación de mi mente por darse a la digresión.

Todos aguardan como velando armas. Yo también.

Adentro deliberan con un murmullo que parece un rezo y yo levanto mis ojos y disipo la poca gana frágil de no entrar en acción.

Repaso con los ojos a mis snipers y los veo, serenos y efectivos, como gárgolas viejas a las que por fin un don del mal les concederá volverse móviles. 

Pienso que cada vez que edito algo de todo lo que escribo, lo que edito es mi piel. Que las hojas de los libros son como aquellos rollos de cuero de oveja, pero de mi piel, de este cuero a medio carcomer por la impaciencia y por esta otra sensación, voraz y perniciosa, de desgano vital.

Negocio una vez más la vida de varios seres humanos, como si regateara por un corral de gallinas o una piara de cerdos.

Negocio con cansada y profesional vaguedad. Con el oficio. Lejos de la expectativa o de la conmiseración por aquellos que negocio. Negocio imparcial, serenamente, de manera deshumanizada porque no hace falta humanizarse para el regateo. Es algo extrañamente maquinal y en cierta forma también algo intuitivo, como si la mente dictara una novela y yo solo tecleara en mi portátil.

Regateo con paciencia farisea las vidas de esa gente hasta que termino de pasear los ojos por la constancia dura de mis gárgolas.

Todos tienen visión. Oyen la orden. Y suena un ruido a quiebre en todo el aire.

Le dejo el asalto a los más jóvenes que entran a matar a los cadáveres.

Son esos jabalíes del comienzo hozando entre el escombro descompuesto. 

Se hileran los rehenes debajo de la lluvia, sollozando y gimiendo, como un terror que se desborda de agua igual que el día.

Radio Tanzania* cuenta el rescate como si fuera una proeza para un libro.

—No cantes tantas loas…perdí tres.– le digo señalando a los rehenes–Sobre 30 es el 10 por ciento.



(De: Poiesis de las barcas - ciertos diarios de Hyde)

*Radio Tanzania es el apodo del periodista holandés que nos acompaña. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe