Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

El sembrador





Pienso otra vez en Caín y en Abel. 

Quizás ellos eran como Jekyll y Hyde, parte de un mismo ser, dos caras diferentes de una sola realidad.

Me pregunto por qué Dios prefirió el sacrificio de la carne antes que el de la semilla.
La carne, esa cosa que palpita, que vive, que desprende calor, que tiene voz y sangre. Eso le gusta a Dios. 

Y el tonto de Caín, sembrando toda esa mansedumbre verde, pacífica, sumisa costumbre que cualquier hoz doblega.

La carne hace más ruido, más olor, más resistencia. Esta viva la carne que llega al sacrificio. Luego muere. Solamente muere.

Puede ser el destino que eligió para nosotros. Matar, no sembrar. Morir, sangrantes y descuartizados, gimiendo de dolor. Terminarnos. Exterminarnos.

—Sería una ofrenda. Una ofrenda de Abel, su preferido. Todos los de afuera son sus Abeles. Y nosotros, Caín. Trajimos las espigas…y Dios nos maldijo.– digo, en voz alta. Casi no me doy cuenta de que lo digo en voz alta.

Todos se miran con los rostros contusos y tiznados y ese vaho de pólvora que flota sobre nuestros contornos. 

Los jóvenes se codean sin saber qué decir. Hacen gestos sin forma, sin identidad previa, como si les hablara de una tesis sobre algo que no existe.

Hay un constante reflujo de metralla en el aire. Suenan secos y esporádicos los latidos de aquello que se muere.

—Nosotros también somos Abeles. Abeles de otras causas, que sacrifican otras carnes para satisfacción de Dios.– digo aún– Y no quiso la semilla porque la semilla no se entrega jamás. Vuelve a brotar. Renace una y otra vez. Ni Dios puede con la semilla…o con los árboles ¿no? Lo vegetal, digo.

Estamos en este espacio que tiembla. Tenemos sed. Estamos heridos. Olemos nuestra sangre y nuestra adrenalina. El miedo es un olor difuso en el que quedamos encerrados dentro de este hospital. Encerrados como animales sacrificiales y afuera, una cohorte completa de sacerdotes armados que quieren nuestros cueros para forrar sus altares. 

—Es que al coronel se le da por filosofar cuando busca respuestas que no existen.– les explica el japo a los muchachos que me miran con ojos de niños que sostienen fusiles.

—La carne muere y no regresa. Los árboles regresan si hay un poco de agua. La carne nunca regresa. Dios prefirió a Abel porque a su modo era un exterminador. El criaba lo que no regresará. Lo que no puede renacer de sí mismo. 

Llegamos hasta aquí con algunos insumos médicos que pudimos rescatar de la emboscada antes de empezar a correr y que no alcanzaron para la cantidad de enfermos que se apiñan dentro de estas paredes. 

—Por eso Dios maldijo a Caín. Por matar a su exterminador elegido, el que sacrifica la carne que es lo que no puede regresar por si misma a la vida. Y Caín de ese modo se transformó en Abel, por lo cuál Dios impidió que alguien lo matara. Y lo hizo nómade, obligado a convertirse en un exterminador por no poder establecerse a hacer espigas, porque el sembrador necesita un lugar en el mundo.

—Ya ven…Por eso se llama Gavriel. En este momento nos está transmitiendo una razón divina de por qué estamos atrapados en este desastre.– se ríe Huarky que calcula el tiempo que hay entre la muerte y el rescate.

—Por eso hay tantas guerras y Dios no interviene. Nunca es suficiente el sacrificio que puedan ofrecerle sus Caínes.–insisto.

El japo corta por lo sano y me manda a dormir.


(De: Poiesis de las barcas - ciertos diarios de Hyde) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición