Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

De las cartas cerradas y otras incoherencias (toma XVI)



                                                                                                   De mi historia con Virgo

Mientras en tus suposiciones fuimos novios, el mundo era un resumen de amarguras longevas y frustraciones varias. Le contabas historias a este escritor de miedos y yo las aceptaba como a un libro de Bradbury.
Creo que te probaste todo el guardarropas, a ver con qué vestido desatabas el nudo de mis ojos. Desde el sexo hasta el llanto que se volvió insolentemente griego, se llenó de artimañas nuestra vida, igual que una película espesa y decadente.

No sé qué te pasó conmigo, pero supongo que te pasó lo mismo que con todos: ratones y a la cama. El problema fui yo, seguramente, que me tiento difícil y que no siento celos de que me cuenten experiencias con otros hombres anteriores a mí, aunque me saturaras con historias de ojos que te comían el pelo y la cadera, mientras marchabas calentando hormonas como una frígida piel invulnerable. “Se mira y no se toca” era el lema que pretendías imponer en el terreno de mi credulidad de desconfiado.

Yo sin embargo pensé en vos como si fueras de una sed más honda, de una búsqueda íntima casi propia de la espeleología. Eras a toda hora una carcajada que terminaba en llanto, porque en realidad, jamás reías aunque intentabas que creyera que sí.

Inventabas, supongo, o recreabas escenarios que se parecieran a los míos, con una alteración disciplinada en que se me clavaran tus tragedias en medio de los ojos y cuando las alzara, me dolieran las manos. Te inventabas una y otra vez, habitadora de una sala de espejos en que fuera imposible lo real y se hablara en francés.

Me decías que yo nunca fui joven, que ya nací gastado y que querías explorar mis luga-res de llorar como si se tratara de mis zonas erógenas pero que ibas despacio, por respeto y para no invadir porque todas esas zonas mías eran vírgenes.
Ahora pienso que no sea que fuera a consolarme repentinamente y perdiera ese atractivo que tiene una herida abierta que palpita para esa vos que gusta lamer tinta.

No sé si esos días en que fuiste tan tierna fueron ciertos o se te escaparon de las manos como las otras cosas que se te escaparon. Pero es la ley del juego de reemplazos que jugás tan a gusto. Siempre habrá otra sota, otro caballo, otro rey en la baraja, porque tu compulsión no es ganar el juego, sino jugarlo así, a veces haciendo trampas diminutas disfrazadas con flores de un papel que esté escrito.

Hoy escuché tu voz una vez más. Sigue gustándome tu voz, aunque tu boca se haya deteriorado para el beso y el tiempo se haya vuelto pequeño y arrugado. Supongo que soy yo el que me fui lejos y no tuviste más remedio que alejarte detrás de cualquier sombra que oliera igual de bien.

Y supongo que a tu pesar o no, nunca se sabe, recuperé la vida que un día, hace ya mucho, te conté que soñaba y de la que estás fuera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición