Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Cartas pasionales (toma I)


La carta en la lluvia



Puedo quedarme el resto de la vida debajo de la lluvia.

Tú sabes –si alguna vez supiste algo de mí– que tengo vocación de silencio. El silencio es para mí un modus vivendi, como la soledad que no interrumpo o esta especie de melancolía sin pájaros y con algunos ríos.

Añoro el mar cada una de todas mis mañanas con pocos ríos y sin ningún mar.

Añoro el mar como si nunca hubiera naufragado y todavía existieran esos tesoros mansos, abocados a un tiempo de reliquias que el mismo tiempo se ha encargado de olvidar en desiertos profundos.

Ya sabes…me he dejado tentar por la parte impronunciable de los alfabetos y en esa parte escribo, por esta vocación de incomprensible de la que todos me acusan, aunque a veces lo hagan suavemente. 

El mundo está siempre de espaldas, pajarita. El mundo está de espaldas a su pecho.

Han comenzado los días de la lluvia. 

En esta época llueve por aquí y aparecen en mi paisaje pequeñas venas húmedas como si sobre esta tierra avasallada hubieran llorado demasiados hombres.

Se me ha llagado la boca de demonio por tanto tener sed y ahora que llueve sobre esta plenitud de la congoja, me impongo no beber como una penitencia multitudinaria para todas mis bestias de uñas gruesas y dientes que rechinan. 

El corral de mi piel tiene ventanas y a veces creo que es tu silueta de ave transparente la que dibuja plumas en mis vidrios con polvo, pero como todo en el sol es espejismo en las latitudes más desérticas, cuando llego no estás o ya te has ido igual que los fantasmas que empujo al inconsciente.

Ya sabes…divago entre los mosquitos que ha levantado el agua de la lluvia y este calor hecho de luces plenas que ha conseguido verdecer las plantas para aroma. 

La cocinera ya no está tan flaca como cuando llegó y usa las plantas en todos sus potajes. Ella le habla a las plantas que se han puesto verdes como si las palabras de su boca fueran letra por letra las gotas de esta lluvia que ha terminado por acampar en mi silencio, ese silencio en el que te hablé siempre y que en verdad es sólo una expresión de mis palabras cuando se han olvidado de morir.


(De: Regreso de las aves)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe