Lugares para coger de parado




A veces pienso que te violaría
y me pregunto ¿dónde?

Fantasioso de mí
voy buscando pagodas en tu cuerpo
templos en tu gemido
como un Hubble que mira
la impune maravilla de tu raja
y hunde su lente
entre tus sentimientos.

¿Dónde te violaría?

En un campo que oliera a muerto y hambre
por la vasta cuestión del alimento
y por ésta
mi voracidad exacerbada
que se transforma en sed para lamerte.

¿Dónde te violaría sin romper tu memoria de ajenos y de dioses?

En mi cama que llueve
tragedias desde abril hasta diciembre
y naufraga en febrero.
Disoluto
me cagaría en todo por tenerte
un día
entre las piernas del instinto
y sudarte en la boca tanto llanto.

Chocolate bombón