Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Timeless


Quizás hubiera balcones en su nombre que asomaran despacio hacia la luz, pensó el hombre al pasar, mirando a la muchacha como a una estatua que cobrara repentinamente volumen en sus ojos, cuando la halló detenida en el pórtico, observándolo tal como él hacía con ella.


De inmediato quitó de su mente la idea porque necesitaba el espacio para otras acordes a la función y a la responsabilidad y retiró los ojos de la figura frágil, de dócil aspecto aterciopelado, como si dejara de codiciar una rosada fruta inaccesible.



Analisse no le parecía inaccesible, pensó luego. Le parecía más bien inexistente, como un ánima que surgía con intermitencia en algunos lugares del castillo, materializándose en los momentos de contraluces tenues, idéntica a un reflejo que ha desaparecido.



La figura de la muchacha, en ese claroscuro en el que se manifestaba, resultaba para aquel hombre acostumbrado a mirar los lados filosos de la vida como una expansión poética, un perfume que llega en una mano del aire a repoblar la memoria con buenas intenciones. Por eso, él detenía la mirada en ella cuando coincidían en algún espacio de La Fortaleza y permanecía prolongando el segundo antecesor a la desaparición. Ella hacía lo mismo.



Se miraban, ambos, como una cuestión de identidad, definiéndose a través del otro en esa antípoda plácida que representa el medio entre la gran serenidad y la violencia.



No se hablaban ahora y no se habían hablado desde que él llegara como un amante trágico que no abandona el luto por una vieja muerte indefinida.



Analisse pensaba al hombre en esos términos porque era eso lo que había extraído de sus ojos y así había comentado con Frau Bertha cuando la mujer pálida y ácida la reprendiera por mirar de manera indecorosa al nuevo miembro de aquel personal sórdido que pululaba con armas y handies por todos los pasillos igual que un invasor.



Frau Bertha había señalado que los uniformes no debían impresionar a Analisse. Ni los uniformes ni su contenido, recalcó, con el aire doctoral que empleaba ejerciendo su función de institutriz todo terreno.



Pero sus aseveraciones se aproximaban más al mal concepto que le merecía aquel nuevo personaje de la fauna castellana que a proteger a Analisse de algo.



Aquel hombre manifestaba una vulgaridad contestataria que mantenía en alerta al resto del personal.



Desafiaba a La Señora sin que se le moviera un cabello ni se le alterara un gesto. Contestaba con arrogancia y desparpajo, como forzando situaciones incómodas que el resto deploraba y en las que no conseguía situarse, de modo que todo acababa en un duelo de ideas y respuestas afiladas entre La Señora y su Jefe de Seguridad, excluyendo de la participación a los que hasta el momento de la llegada del éste eran responsables de las charlas en circunstancia de la reunión alimenticia.



Analisse siguió la sombra del hombre con los ojos como a un animal largo que se fuera arrastrando hacia una guarida bajo tierra.



Así lo había plasmado la muchacha en alguno de los muchos dibujos con los que cultivaba su espíritu sonoro. Lo había bosquejado como ella recibía la imagen de aquella ruda tenacidad opaca con la que el hombre parecía imbuido. Y había bautizado a los retratos que ocultaba como algo propio y suyo con el nombre de “la fiera sin hogar”.



Desde el fin del camino por el que la mirada de Analisse lo había perseguido, Ioran Jeirch volvió los ojos y apenas sonrió.

 (Upon the times)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe