Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Decisión de la furia




“Ciudad de mierda que sigue tan igual a su inodoro. Ciudad. Ciudad de mierda. Maldita ciudad. Maldita mierda de ciudad de mierda.
Tanto odio acongoja. Tanto odio acongoja. Tanto odio que en realidad es tanto dolor, solamente es congoja. Ciudad de mierda que produce tanta congoja y tanto odio. Tanta congoja termina por odiarse. El odio y la congoja se parecen. No se puede respirar bajo su mano. Odio la congoja y me acongoja el odio. Puta ciudad, mierda de ciudad. Maldita ciudad de odio y de congoja que acongoja y se odia en una confabulación hecha solamente para malditos. Sólo para malditos. Como yo”.

Antes, cuando estallaba de dolor, escribía con una descontrolada incontinencia. Me desangraba con incontinencia e impudicia. Lo sacaba de mí como a un reflujo que se lanza incontrolable por la boca y apacigua el estómago al salir. Era mi sanidad. Me curaba escribiendo al echar sobre el papel la herida con su fetidez y purulencia y conseguía entonces mantenerla lejos, allí donde la ponía mi desesperación. Así era que sanaba y retomaba el camino por las zonas liberadas de la vida.

Ahora todo se me queda adentro y se me pudre sin que consiga separar las aguas servidas que engordan esta sangre infecta; separarlas de cualquier otra agua curadora. Se ha roto mi sistema sanitario de potabilización o en realidad ha mutado y ahora es un sistema cloacal cada vez más sucio y más enorme, por el que rugen ríos de inmundicia.

Mis pocos puertos han colapsado bajo la evidencia de ser sólo un invento de mi remero interior. Al fin se ha dado cuenta de lo solitario e innegable que es el mar de pus en que navega. Han dejado de distraerme las gaviotas y las noches donde se levanta desde el horizonte el plenilunio. Ando analfabeto de plegarias y he vuelto a portar armas que ya consideraba abandonadas, como en un regreso a la obstinación por mi supervivencia.

— Las ratas son así. También las cucarachas. Tienen su propia bitajón.— murmura Benedict, no sé si ortodoxo o filosófico— Igual que vos.

A veces pienso que me conoce mejor que lo que yo consigo conocerlo a él siendo que se supone que Benedict es la parte transparente de este depreciado cristal roto y cubierto de caca de mosca.


(De: Animal de tormenta - los diarios de Aivan Jaid)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe