Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Efeméride



“Será que ninguna historia es capaz de repetirse a sí misma aunque se repita en la generalidad.
O sí, y por eso es imposible anclar las historias al olvido, aunque ya ni siquiera tengan protagonistas. Aquello que duele nunca se olvida. Se olvida, sin embargo, lo que nos hace felices. Lo que duele, siempre, ocupa mucho lugar.
Cuando la felicidad se recuerda, trae esa nostalgia sorda, dolorida. No se puede recordar la felicidad desde la felicidad. Dos felicidades no se atan entre sí…ni en mí.
No hay nudos en la felicidad para mí; es algo desamarrado.
Yo soy algo desamarrado, un cabo de algo roto que no encuentra su correspondiente en ese muelle donde procurar que la vida deje de navegar a la deriva de sus propias sombras.
Tengo momentos de éxtasis.
El mío es un éxtasis callado, apocopado por su sí mismo. Un éxtasis en el que están divididos los poderes democráticos y los poderes fácticos como dos personalidades de una misma borrachera protagonizada por diversos fantasmas poco populares. Los verdaderos miedos son públicos pero no populares. Ocurren.
Los miedos no pueden anclarse al olvido, como ciertas historias tampoco pueden anclarse al olvido. Las historias con miedos no se olvidan. Se vuelven una firme cicatriz que recorre nuestras zonas sensibles como una descarga de trofoneurosis. Siempre están ahí. Alcanza un roce para desencadenarlas.
Están ahí, con la misma certeza con que la muerte nos acompaña desde el nacimiento.
Esta “causa” es así”.

— Solamente los culpables van a salir vivos.— murmura en el teléfono, cuando consigue recuperar el habla, luego de la noticia.
Alguien le responde: “No es novedad. Siempre lo supiste”.
Yo pienso igual que el interlocutor. Siempre lo supe, lo supiste, lo supimos. Está en nuestra mala historia y es parte de lo que nadie nunca escribirá bien porque en ciertos certámenes de mala conciencia, es fundamental saber usar el error conceptual lo mismo que el error de tipeo y todo se transforma en la constante de: "donde dije digo, digo Diego".
— ¿Sabés que pasa, Aivan?— le digo, desde el espejo en el que veo sus ojos y desde el que me animo a interrumpir su charla telefónica— En ciertos asuntos, el error conceptual radica en decir la verdad.
Y el del teléfono contesta: “A vos siempre la verdad te sale cara. Quedate ahí, que no hay extradición. Haceme caso a mí, cuervito lindo, quedate ahí que no hay extradición”.
Lástima que ciertos bichos tormentosos no entienden el dulce beneficio de la cobardía.

(De: Animal de tormenta-los diarios de Aivan Jaid) 

Imagen:"Time smoking a picture" by William Hogarth



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe