Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

Día 3




He terminado con un niño en brazos. Me parezco a él y por eso es como si me llevara en brazos a mí mismo para no tener miedo.

En este desamparo nos parecemos todos.

No se puede consolar a los niños desde el propio desconsuelo entonces yo ando con el niño en brazos. 

He cambiado de mano el arma por sostener un niño; el mismo niño que se prendía de mis pantalones y caminaba aferrado a mi pierna en un comienzo.

Yo traté de hablar con él y desprendérmelo para poder realizar tranquilo mi trabajo pero no me escuchó. Caminaba, entonces, arrastrando la pierna y al niño prendido de ella. Todos me miraban caminar deformemente y se reían porque no podía desprenderme del niño. 

No me sentí capaz de desprender al niño que se aferraba a mí.

No sé la edad del niño que ahora llevo alzado con mi brazo derecho. Es un niño pequeño sin edad que llevo alzado con mi brazo derecho y que abraza mi cuello con sus brazos. Nos movemos así como una misma forma extravagante de un cuerpo que ha gemado un cuerpecito. 

El niño viaja por este espacio hecho con restos abrazado a mí y con el rostro remetido entre mi hombro, mi cuello y mi sudor y sujeto por mi brazo derecho, como un paquete frágil que me han encomendado. Camino por todas partes con el niño en andas y el arma en la otra mano. El niño no me suelta y yo no suelto ni al niño ni al arma.

A veces se adormece. Se aferra con su pequeña fuerza a mí y se adormece. Su peso cambia. Se vuelve un peso niño que no tiembla y sus brazos se aflojan. Cuando eso sucede me quedo quieto. Busco un lugar para quedarme quieto y no alterar su sueño. Pienso que el niño duerme aferrado a una estatua que ha dejado –gracias a él– su condición de piedra. 

Quizás ahora soy esa escultura en madera de un hombre que cobija a un niño que duerme contra él. 

Cuando lo tengo apretado contra mí, pienso en mis nietos. Todos los niños de las zonas frágiles se parecen dentro de mí a mis nietos.

En la noche, Radio Tanzania intenta que comparta sus petacas alcohólicas y beba. Repite que necesito darle tregua al alma.

Cuando me recuesto abrazo al niño. Nos quedamos así. 

En el fondo, somos dos niños solos que se abrazan para poder dormir sin tener miedo.


(De: La pasión triste)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chocolate bombón

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición