Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

De las cartas cerradas y otras incoherencias (toma XX)




Colorama


Cuando escribas de mí nacerán peces y vendrá la marea a untar tus ojos con ese color glauco que tienen los crepúsculos. Vendrá el mar a tus pies, como un verde animal, dócil y ansiado, que se acerca al silencio en que se ama de boca y de pecho para adentro. Vendrá el mar como un niño, como un perro, como unas viejas alas que van buscando un pájaro, moribundo de arena y azorado de sol, que duerme a la intemperie.

Cuando escribas de mí quizás el aire arda como fuegos circenses; esos mágicos fuegos que surgen de criptas invisibles y que cobran un vuelo sin estrépito, quemando con sus rojos y con sus amarillos la mirada. 

Cuando escribas de mí yo no estaré pero estarán mis cosas como un hábito hecho con retoños que huelan a papel que se ha añejado de amarillos y el perfume de la habitación tendrá el picor calmado de la tinta madura siempre líquida y siempre azul, también. 

De mí, no habrá tecleo que haga de comején marrón de la madera en el ambiguo oscuro de la noche, como un pequeño insecto que royera de la memoria su fondo bautismal.

Cuando escribas de mí lo harás a mano, porque es como mejor se aprehenden los recuerdos y uno puede quedarse un rato allí, mirándolos bailar en la garganta como malabaristas que han olvidado la ortodoxia e improvisan trapecios en la altura de gastarse los sueños más brillantes.

Llegará el mar lo mismo que el recuerdo, hecho un mundo de pausas donde quepa la vieja luna de Tangerine dream y llegarán los fuegos como un símbolo celeste con antorchas y una danza de arena igual que un chal de viento y un caracol de palmas y una red y alguna flor sin nombre y las tapas de un libro sobre un bote de remos.

Mirando el mar, los dos sabemos que soñar en colores no nos cuesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe