Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Cartillas de la luz

שירים לבן שלי




Te observo, asociando tu voz de cervatillo
a ese brillo de ágil lampadario
que acomoda mis ojos a la vida.

A través de tus dientes
la luz está aprendiendo a sonreír
en un blanco veloz,
como el estallido ancho de una estrella
que choca con mi atmósfera.

Hay mucha luz en esta poción mágica
que canta en tu saliva
y fulgura en el aire, de boca a la penumbra.

Hay algo milenario e inexplicablemente paradójico
en tu revolución
y en tu indisciplina de pájaro
multicolor y saltarín
que acude con una flor de viento
al rescate de un arca naufragada.

 



Tus ojos preguntones son voraces
como un pico de pájaro en un higo.

Cavan con sus cuestiones en mis ojos,
insisten en mis ojos,
acuclillan mis ojos con sus interrogantes
encima de un silencio de respuestas.

¿Y por qué?¿Y por qué? dicen tus ojos.

Si supieras, mi hijo,
cuántas veces yo me comporto igual.
Pregunto y repregunto y repregunto
muchos porqués extraños de la vida

y no tengo respuesta. Ni una sola respuesta.

He aprendido a resignar la incógnita
aceptar en silencio el cronograma
y obedecer la ley de los sobrevivientes.

Trataré de enseñarte que lo absurdo
siempre encierra un motivo.






Como una magia azul vas por el cuarto
investigando el mundo incomprensible.

Estás hermoso como una fantasía,
un duende,
un geniecillo de volver veranos
los inviernos más hondos.

Tu voz gotea sobre el jardín desértico
como un reparador abecedario
destinado sólo para escribir promesas.

Hoy miro los dibujos que trajiste
del jardín maternal.

Aba y Maî van juntos por un bosque
tomados de la mano.

Yo
que soy un experto en neologismos del hebreo más básico
te escucho ese “maí” y pienso: ¿qué mío?

Si no vos ¿qué mío?







Sí, sí, te traje un elefante.
O un perrito de oro o una cabra.

¿Ma zê?

¿Cómo te explico un símbolo
o lo que el símbolo significa para mí y en mí?

Para entender un símbolo hay que vivir un poco.

Te digo que es un jai.

Un elefante que se llama Jai.






Junto a mí
estás dormido como un frágil puñado
de milagros perfectos.

Estás dormido con la serenidad sana de un niño
amado y defendido.

Tu manito es un país de humus en mi pecho,
un islote de tierra franca y fértil
donde sembrar promesas y abundancia.

Te veo dormir y estoy tan quieto
dentro de esta felicidad, tan quieto, tan, tan quieto,
para no despertarte y despertarme
que todo alrededor se ha detenido.

Sólo te miro así, confiado bajo el peso de mi brazo
y con mi pecho en calma
bajo tu mano fecunda de futuros.

Quiero ser muy eterno en este instante.

Trato de no pensar que afuera hay guerra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe