Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Cenáculo




Esta gata de mierda me araña los testículos. 

Arrojo hacia su gula  (porque está harta de comer y eso de lo pedigüeño no se lo quita nadie) una migaja de pescado —específicamente de un salmón rosado al vapor— que está en su punto. Ella se hace la fina o la fruncida. Lo olisquea con asco y lo desprecia. 

Hembra tenías que ser  le digo, yo también con desprecio.

Ella vuelve hacia mí sus ojos de degradado, pálido oro líquido, como diciendo ¿qué te pasa a vos? y me clava las uñas en los muslos.

—Aflojá, hija de puta. —le grito y le doy un manotazo.

La gata se desprende con dulce suavidad y cae al piso, erecta con el cuerpo y con los ojos que acuchillan con espadines de oro mis tardías espadas de carbón. 

Quiero a esta gata puta. 

Llevamos tantos años juntos que si muere voy a padecer un duelo tan abstracto y difícil como el que aún padezco por mi hermano menor.

Y fabulo para convencerme de que a ella va a pasarle lo mismo.

Amo a esta gata puta y dominante que ha hecho de mí su territorio y ha viajado conmigo por el mundo, como mis calzoncillos y mis armas.

Grissy quiso saber cuántos años tiene mi gata. 

No supe contestar, porque es mi gata. Y mi gata es un bicho inacabable. Tiene que ser atemporal, eterna, indestructible. Aún por mí indestructible.

Vuelve por el salmón. Me mira fijo. Vuelve por el salmón con su presencia de predador minúsculo y certero. Es casi una gota de veneno que se clava en mis ojos.

—¿Qué te pasa? —pregunto.

Ella, como una hembra que goza, asorda su garganta. Suelta una voz gravísima, modulada y tenaz. Una voz verosímil.

—¿Qué te pasa, la concha de tu madre? Comé lo que te dí. Ya estás muy gorda. Sos una gata gorda. —insisto yo.

Ella me mira.

 Como una esfinge que no tiene ya ningún dilema, ella me mira. Me mira, juzgadora y sutil, casi aguerrida con mis propios fantasmas. Y sus ojos, de áspera miel adulterada, demoran un momento en evaluarme.

Demoran un momento y dan el salto que ya tenía planeado en su regreso. 

Toma del plato el trozo de salmón y huye, con esa carne rosa desgranada, que se va deshaciendo en su carrera al mismo tiempo que en la estupefacción de mi mirada.

La gata se detiene con los restos que aprieta entre los dientes y me mira.

“Ahora comete vos tanta miguita” me aleccionan sus ojos.

Y se va.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe