Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Hombre solo en Tánger





Conservo aún esos hábitos sencillos, esos hábitos mínimos que la vida ha dejado a mi cargo. Representan un pequeño tesoro que los años acumulan en los rincones de mi espíritu como en los rincones secretos de la casa se acumulan pequeños montículos de polvo y de pelusa.

Entre mis hábitos de solo, existe el mar. Yo no soy sin el mar. Sin ese mar que llega como antaño con su rumor nocturno y se establece en todos mis espacios. Lo acojo como una insoslayable necesidad de mí. Ese mar que aparece en el reflujo húmedo del viento, trae mi sed con él. Mi sed de mí trae ese mar con él.

Si necesito pensar, me voy al mar. Me quedo allí, enfrentándolo desde la playa abierta hacia el enorme azul. 

Bajo desde mi amurallado mundo de medina y llego como un pacífico animal que trota en busca de los restos de su estirpe. Cruzo los recovecos del viejo laberinto y salgo al mar que espera y avasalla como un pulmón de fiera, las costas de este pequeño cosmos en el que estoy como si repentinamente fuera un personaje que ha saltado de un cuento hacia otro cuento.

A veces, por el camino, me porto como todos. Me detengo en un bar, entre otros hombres que siempre están allí y bebo un té con menta, observando la vida que transcurre tan por fuera de mí. Transcurre, como en otra película en la que yo no estoy.

Me disgrego por dentro de mí mismo. Soy casi un holograma que aparece y que desaparece de los mundos ajenos. Sólo hago lo que debo hacer. Sólo cumplo lo que debo cumplir. Luego me voy, como de todas partes. Me transformo, acaso, en un rastro de espuma momentáneo que el mismo mar se roba de la playa, una vez y otra vez. Un confuso hábito de agua, en el que todas las gotas se parecen y son el mismo mar.

El mismo mar. 

No le explico a mi hija lo que hago. Hago las cosas solo, porque así deben hacerse ciertas cosas. No calmo su ansiedad con explicaciones que no vienen al caso. A lo sumo le digo: “Estoy aquí ¿no? Por algo vine.”

Ella supone que puede ya cuidarse sola en este mundo hecho con ciclones. Yo sé que no. Hace falta haber fabricado infinidad de trampas para entender los secretos mecanismos de la trampa. Haberlas fabricado y haber caído y escapado de las que fabricaron los demás. Ella no lo ha hecho. Quizás no lo haga nunca, porque se nace para ser cruel y no es su caso.

Mi hija me reprocha mi actitud reservada. 

—Parece que estuvieras solo, que los demás no existiéramos. —me dice.

Yo no le otorgo el derecho a saber cómo me muevo. Mi hija sólo sabe que me muevo secando los pantanos que querían quedarse con su sombra y su piel.

Quizás, yo sea solamente un animal de barro pero prefiero imaginarme un animal de agua.
Cuando necesito regresar a mí, me siento frente al mar y el mar me limpia, como a un astillado mascarón de proa, abandonado luego de un naufragio en una playa llena de turistas. Estoy ahí, pero nadie me ve. Como siempre, nadie me ve. 

(De: Hijos de tierras áridas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe