Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

De las cartas cerradas y otras incoherencias (tomo II)




 "Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que lo enfurezca más"
(Oscar Wilde)


Quería hablarte de ese acibarado desatino tuyo, de tu “porque sí” apaleador de tambores que no cesan de repicar hacia la distancia donde algunos hemos optado ya por la sordera, hastiados de tanta perorata.

Sí. Es lo que dije: “perorata”. Dije perorata porque lo tuyo son las peroratas. Largos y mefistofélicos discursos llenos de palabrejas conspicuas que no llegan jamás a definir su argumento. Sólo envuelven toda tu imprecisión como la saliva filante envuelve una lengua que se mueve y se mueve atrapada en una red de malas babas.

¡Cuánto desordenado balbuceo que no consigue apaciguar la fuerza de todo lo miserable que te roe! ¡Cuánta la oscuridad de tus despeluchadas sinrazones tragicómicas!
Yo, sin embargo, he perdido violencia. A la luz de las últimas cosas de mi vida, he perdido violencia. La he cambiado por la contemplación.

Sí. Como antes dije “perorata”, ahora digo “contemplación”. 

Mi contemplación es piadosa y atónita. Se queda allí, mirando la lujuria del odio, como se mira a un bicho insaciable que se revuelve armado con cañones que aún no ha aprendido a disparar de manera efectiva. Tu odio se va en salvas, como uno de esos desfiles norcoreanos de echarle un pulso a un mundo que no lo tiene en cuenta y que, además, sonríe cubriéndose la boca, para condescender sin humillar.

Yo no te tengo en cuenta, pero admito que la esquizofrenia de tu furia es triste. Es muy triste. Casi como ese inefable patetismo que inclina a la piedad cuando el contrario va por la vida tan disminuido. Tan disminuido, que ya no es un contrario, si es que alguna vez dio su estatura para ser alguna cosa más que un chirrido pertinaz y giboso, reclamante de atención y a punto de sollozo perpetuo.

Los fantasmas y los horrores te acompañan como una sombra que te vela esas ganas de odiar lo que está bien y que son las mismas intensas ganas de sufrir que hicieron de todos tus argumentos un eufórico caos.

Hoy leí la frase de Oscar Wilde que encabeza este post y quise compartírtela.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe