Tres flores nuevas en un jardín de invierno.







Traigo a tres niños conmigo.
Son tres puñados de polvo
flotando ante un precipicio.

Como a piedritas de escombro
traigo tres niños conmigo
que el hombre ha dejado solos.

Traigo a tres niños conmigo,
tres niños frágiles, hondos,
hechos de horror, sin cobijo.

Como a tres pájaros rotos
traigo a tres niños conmigo
desalados y brumosos.

Dios me pensó para asirlos.
Hizo a mi mano socorro
y yo sujeté tres niños.

Porque conoce mis códigos
me los puso en el camino.

Dios me confió tres retoños
y yo los traigo conmigo.

(Mi familia numerosa hoy por hoy
tiene seis hijos). 

Para Amira, Mawiya y Bashir.

Chocolate bombón