Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Pájaro de agua atrapado en el barro


 
A cántaros by Teo García López

Comenzó a llover y desde el aire creció un olor infinito a liana verde, jugosa, encrespada por el acto posesivo de su solo verdor envolvente en la trabazón del tiempo como una rosca húmeda, y fue cuando él dio un paso hacia ese barrial blando de frescura que se entregaba al peso de su pie sin resistencia y lo dejaba hundirse pegajosamente acogedor, haciéndole morder con desprejuicio ese sabor a liana, enroscada en el impudor de su musculatura y en su animal, ese que respiraba su propia tensión en la frescura como si la tensión fuera una liana y la lluvia se volviera verde y flexible al derramarle encima aquel sabor espeso de aguacero fulgente como un arco de rayos y suicidios mientras él abría los brazos como un crucificado por estrellas y la balacera del agua le domaba los labios y las manos, los párpados y los hombros con un golpeteo de pájaros que caen fulminados por cristales grises, por lanzas sin poder, con puntas que se han redondeado de tanto matar sueños y nombres, sueños y nombres, pensó mientras la lluvia le pulía los dientes y las uñas y le debilitaba la sonrisa como si le fuera apagando la sed inagotable de llevarse los muertos en la alforja que no olvida el olvido. 


Estuvo un largo rato en la intemperie que olía al mundo tenebroso de todos esos verdes regresando con un tesón absurdo de esperanza y se dejó estar con el cuerpo desnudo y cruzado de lluvias y relámpagos, aferrado con los pies a ese barro descalzo y a los caminos de agua que inventaban lagunas diminutas en la greda para que abrevaran los recurrentes cadáveres que no saben jamás quedarse atrás y olvidarse de sus propias muertes y estuvo ahí, sereno y macerado con la inocencia de un ido que fuera abandonado a la suerte del viento bajo el agua, hasta que ella se levantó también desnuda como él pero igual a una serpiente láctea y encendió un candil junto a la puerta y se quedó mirándolo volverse diáfano en aquella humedad intempestiva tal como el amor lo volvía diáfano en los momentos de la oscuridad. Él dijo llueve y ella dijo sí. Él se quedó callado y ella dijo ven y unos segundos después repitió ven y dijo anda ven, una tercera vez. Entonces él se quitó las lianas de aguas y relámpagos que tenía adheridas en los músculos invisibles del recuerdo y se deshizo del sabor del verde y de la cárcel blanda del barro empalagoso y regresó a la galería donde había hamamelis y cactáceas y estaba encendido el farol igual que ella estaba encendida como una brújula blanca que esperaba en el norte el inmutable ejercicio de ser hembra.


La lluvia cayó toda la noche y no cedió frente al amanecer.




Entradas populares

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe