Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Desórdenes de sangre




¿Y luego qué? ¿Qué queda después más que la voluntad de no entregarse al caos?

Permanecer así, como flotando en un glóbulo muerto, como un muerto que flota a merced de un  río al que de vez en vez, llega la sangre.

Permanecer así, ingrávido, extraído como de un cascarón seco el componente vital y pendulando del suero y las vacunas, a medio agonizar en el centro de la supervivencia.

¿Y luego qué?

Matar a la piedad y a la condescendencia y batallar en el mundo privado de uno mismo contra la fetidez, que en su pantano va destrozando lo vivo que aún me queda.

Batallar sin complejos con esas armas que nacen de la eterna necesidad de conservar la vida, no importa lo que se sacrifique en ese intento.

Yo no voy a morir arrodillado ni avisándole al mundo que me muero, por si quieren plantar huertos con flores a los que terminar poniéndoles mi nombre “in memoriam del monstruo”. O coleccionar viudas de luto y pañuelito, que se disputen mi carne o mi mortaja.

Si me mata, me va a matar de pie. Y si no, que lo siga intentando hasta que pueda, o hasta que sobre el final, no quede nada anexo: sólo el virus y yo, tan frente a frente, como la voluntad y la derrota que no la ha doblegado.

No me va a impedir con su tortura que siga amando al  África hasta el llanto.

(De: Hojas de sombra)

4 comentarios:

  1. Y luego tú y después tú y tu voluntad incombustible, como dije no me acuerdo dónde, hasta el olvido final.

    Es lo malo de nacer sin rodillas.

    Pobre África, níger, cuánto sufrimiento sangrante.

    ResponderEliminar
  2. No sé si es poética epocal lo que leo. Pero sí la voz del alma que escribe sus preguntas en un mundo torturado por el llanto.

    ¿Y luego qué?

    Permanecer así. No podrán impedir que la sigas amando, Gavrí, ni siquiera con diluvios de sangre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo me acuerdo siempre de esa noche. Entre el ron de Maurice y nuestra charla, te decía, me estoy sintiendo mal, me está subiendo la fiebre y le echaba la culpa al pedo que me hizo agarrar el nigeriano.
    Al puto este lo conocimos juntos esa noche, mi negra.
    Y se transformó en el más cercano de los parientes. Siempre cae de visita cuando menos lo precisamos.

    De algo hay que morir.

    ResponderEliminar
  4. Hace maso tres años me pesqué acá a mi amigo en una expedición de reconocimiento en el África subsahariana. Todos los demás murieron. Es todavía inexplicable que yo siga vivo, curándome a mí mismo con mis propios anticuerpos en frasquitos de viajan en valijas diplomáticas cada vez que esto se desata de nuevo, porque no muere nunca. En eso, el puto bicho se parece a mí.

    De eso se trata, Manolito. Era prosaico el tema, nomás.

    ResponderEliminar

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe